Sábado, 19 de Abril de 2008

Chaves defiende la solidaridad entre comunidades en su toma de posesión

El presidente cree que fortalece un "proyecto asentado en la pluralidad y diversidad de ese proyecto común llamado España"

EFE ·19/04/2008 - 14:47h

EFE - El presidente andaluz, Manuel Chaves recibe felicitaciones tras tomar posesión como presidente de la Junta de Andalucía.

Manuel Chaves ha dicho hoy, en su toma de posesión por sexta vez como presidente de la Junta de Andalucía, ante varios ministros y presidentes autonómicos, que defenderá la solidaridad entre comunidades, que fortalece un "proyecto asentado en la pluralidad y diversidad de ese proyecto común llamado España".

En un acto celebrado en el Parlamento andaluz y al que han asistido cinco ministros y la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, además de los presidentes de Cataluña y Baleares, Chaves, que prometió su cargo, ha señalado que un mandato "es una exigencia democrática".

Chaves, al que se le quebró algo la voz en el momento en el que expresaba su agradecimiento a su familia -parte de ella presente en el acto-, se ha comprometido a ser exigente en el esfuerzo para mantener a la sociedad unida en torno a unos "objetivos compartidos" y para que los ciudadanos pongan "en común sus talentos".

Según el presidente andaluz, los valores de libertad, igualdad, justicia social, modernidad, innovación y creatividad son fundamentos de la "dignidad y la condición del progreso" real de la sociedad, y exigencia de "tolerancia y apertura", porque "nunca el sectarismo y la intolerancia han servido para construir un proyecto de convivencia".

El respeto a la palabra dada 

Ha subrayado su "exigencia de respetar la palabra dada y cumplir los compromisos asumidos ante el electorado" y ha añadido que fomentará también el "diálogo y la concertación" en su actividad parlamentaria.

El presidente andaluz, que ha indicado que gobernar es "gestionar responsablemente" la cuota de poder dada por los electores , se ha mostrado convencido de que la legitimidad de su actividad se "acrecentará" con la capacidad que tenga su gobierno para dar respuesta a los "grandes asuntos" que interesan a los andaluces.

Se ha comprometido a dar respuesta a las "dificultades económicas y sociales" que puedan surgir de la "coyuntura" de la desaceleración económica y ha añadido que se debe garantizar que "todos" puedan acceder a una vivienda, a un desarrollo sostenible y a unas comunicaciones de última generación.

Manuel Chaves ha recordado que el Gobierno andaluz volverá a ser paritario, aunque ha ironizado sobre que no sabía "si alguien podrá decir que es un gobierno rosa" -en alusión al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi-, al tiempo que ha prometido dar "la batalla" por la igualdad.

En su toma de posesión, según ha confesado Chaves, se multiplica su sentido de la responsabilidad y se acrecienta su convicción de responder a la confianza de los andaluces "con la mayor entrega, firmeza y dedicación" con el fin de construir una sociedad "más justa y más solidaria", además de "más fuerte y cohesionada".

Presencia de la vicepresidenta primera 

Antes del discurso de Manuel Chaves, la vicepresidenta primera del Gobierno se ha dirigido a los asistentes para destacar el progreso experimentado por Andalucía que le ha permitido superar atrasos históricos y situarse "en la vanguardia de las políticas de progreso de nuestro país".

De la Vega ha dicho sentirse "muy orgullosa" del progreso económico y social acumulado por Andalucía en los casi 30 años de su acceso al autogobierno -todos ellos con gobiernos socialistas- y ha señalado que de estos avances se han beneficiado no solo los andaluces, "sino todos los españoles".

Al acto de toma de posesión de Chaves han asistido, además de Fernández de la Vega, los ministros del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; Fomento, Magdalena Álvarez; Igualdad, Bibiana Aído; Salud, Bernat Soria, y Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Chaves, arropado por gran parte de los consejeros de su recién nombrado Gobierno, ha contado también con la asistencia de los presidentes de Cataluña, José Montilla, y de Baleares, Francesc Antich, del secretario general de la Presidencia, Bernardino León, y por dirigentes de su partido como el secretario de Organización del PSOE, José Blanco.