Sábado, 19 de Abril de 2008

El Royal Bank of Scotland se dispone a anunciar 4.000 millones de pérdidas

EFE ·19/04/2008 - 13:16h

EFE - Un rótulo con el logotipo de RBS (Royal Bank of Scotland) en una sucursal de Londres.

El Royal Bank of Scotland se dispone a anunciar la próxima semana nuevas pérdidas del orden de 4.000 millones de libras (unos 5.000 millones de euros), informa hoy el diario "Financial Times".

Esa revelación puede soliviantar aún más a los accionistas, preocupados ya por los planes de la entidad de llevar a cabo una ampliación de capital por un valor mínimo de 10.000 millones de euros (unos 12.500 millones de euros), señala el periódico.

La noticia de la proyectada emisión de derechos del RBS y las pérdidas de 5.100 millones de dólares anunciadas el viernes por otro banco, el Citigroup, provocaron una fuerte subida en los mercados bursátiles europeos y estadounidenses que confían en que los bancos por fin estén más próximos a resolver sus problemas.

La emisión de derechos del Royal Bank of Scotland es una señal, dice el periódico, de que los bancos europeos, que han ido siempre a la zaga de los norteamericanos en la captación de nuevos fondos, han entendido finalmente la necesidad de reforzar sus balances.

Los títulos de RBS ganaron al cierre de ayer casi un 5 por ciento en la Bolsa de Londres mientras que los de Citgroup se revalorizaron en un 4.5 por ciento en la de Nueva York.

Según fuentes citadas por el Financial Times, la junta directiva del Royal Bank of Scotland se reunirá esta semana para aprobar tanto las pérdidas como la ampliación de capital, que estaría respaldada por otros bancos como Merril Lynch, Godman Sachs y UBS.

La proyectada emisión de derechos ha llevado a algunos accionistas a reclamar la salida del banco de Fred Goodwin, su consejero delegado, cerebro de la operación de compra, el año pasado, del ABN-Amro.

El Royal Bank of Scotland adquirió ese banco holandés por 71.000 millones de euros junto al Santander y al Fortis, tras imponerse al británico Barclays en una dura batalla.

Tanto Goodwin como Tom McKillop, presidente del RBS, habían insistido recientemente en que el banco no necesitaba ninguna ampliación de capital.

Algunos grandes inversores en el RBS dijeron que el anuncio por sorpresa de la emisión de derechos hace plantearse preguntas sobre la credibilidad del consejo de dirección en su conjunto.

Sin embargo, algunos inversores explicaron que, pese a la indignación que ha suscitado la noticia, sería un error exigir la salida inmediata del consejero delegado en el actual momento de crisis general del sector.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad