Sábado, 19 de Abril de 2008

Chacón acalla a sus críticos con un viaje a Afganistán

La ministra de Defensa ha trasladado a las tropas el "respeto, admiración e inmenso orgullo" de los españoles por el trabajo de los militares en el exterior. A estas horas vuela de regreso a España.

LUIS CALVO ·19/04/2008 - 14:20h

 

Cuando tomó posesión hace seis días, un chorreo de criticas cayó sobre la nueva ministra de Defensa, Carme Chacón. Su embarazo, primero, y su filiación al PSC, coparon columnas en los medios de comunicación de la derecha. Ayer, Chacón las acalló todas. Tardó diez horas, el tiempo que tardaron dos aviones, un Airbus primero y un Hercules C- 130 después, en trasladarla de la lluvia madrileña al calor sofocante de Herat (Afganistán) en su primera visita a las tropas destacadas en el exterior.

Allí volvió a hacer historia. Si durante su toma de posesión por primera vez una mujer embarazada pasaba revista a las tropas españolas, ayer Chacón hizo lo propio ante tropas italianas, albanesas y eslovenas. Una compañía multinacional la recibió pasadas las 11.30 de la mañana (9.00, hora española). Junto a ella, viajaron el Jefe de Estado mayor de la Defensa, Félix Sanz, el embajador español en Afganistán, José Turpín, y varios cargos de su departamento.

La ministra estuvo acompañada por un dispositivo médico capaz de hacer frente a cualquier contratiempo. Embarazada de siete meses, consultó un día antes con su ginecólogo los riesgos del viaje. Cuando se le preguntó por la respuesta, hizo un mohín, pero a continuación respondió convincente que nunca pondría en peligro a su hijo. Para ello, el equipo médico militar habitual incluía en esta ocasión un ginecólogo, un anestesista y un pediatra.

El viaje ha sido preparado con tanta premura precisamente para evitar riesgos. El de Afganistán es, de todas las misiones españolas en el extranjero, el traslado más complicado. Carme Chacón, empeñada en viajar antes del parto, ha sido consciente de que cada día que pasaba incluía nuevos riesgos. Líbano y Kosovo, otros posibles destinos para las próximas semanas, son más asequibles aún en un estado más avanzado de embarazo.

Los soldados, buenas personas

Los secretarios de Estado de Cooperación Internacional, Leire Patín, y de Defensa, Constantino Méndez, reflejaban la imagen que Chacón quiso ofrecer de su ministerio: calidad militar, pero también calidad humana. Su breve discurso a las tropas lo dejó claro: “La mayor virtud de un soldado es ser buena persona”, dijo en su intervención ante las tropas. Cooperación y Defensa van y deberán seguir yendo de la mano.

Chacón se plantea también viajar a Líbano y Kosovo en las próximas semanas

Chacón confesó también a los 462 españoles destacados en Herat el respeto por su trabajo. Igual que en sus primeras palabras de la toma de posesión, Carme Chacón destacó que era decisión propia que su primer acto fuera lejos de España junto a los soldados que desarrollan misiones exteriores.

La ministra no ahorró en elogios: “He querido trasladaros el respeto admiración y orgullo que por vuestra noble tarea siente España y sentimos todos los españoles”, aseguró. Transmitió también “el abrazo y el saludo de su majestad el rey y el presidente de Gobierno así como todo nuestro afecto”.

La ministra de Defensa incidió en la importancia de las misiones de paz de España en el exterior y aludió en varias ocasiones “al ingente y noble trabajo” que desarrollan las tropas españolas. Y les reconoció: “Dejáis lejos la tranquilidad y la comodidad de vuestras familias para sembrar bienestar entre gentes de otras creencias y otras culturas”.

Poco antes, había pasado uno de los tragos más duros. La Chacón sonriente se volvió seria durante el homenaje a los caídos. También en su discurso tuvo palabras para ellos. La ministra recordó a quienes perdieron su vida mejorando las de otras personas. Incluso le tembló ligeramente la voz recordando una frase del padre de uno de los fallecidos en el Yak-42. El lunes pasado, cuando terminó la toma de posesión, el familiar se acercó a ella y le dijo triste: “Mi hijo ahora tendría tu edad”.

Curiosidad

Durante el paseo por la base la ministra despertaba curiosidad tanto entre los soldados españoles como en los del resto de nacionalidades. En una de las paradas un pequeño grupo de italianos, subido a su vehículo, sacaba desde lejos fotos de la ministra. Ningún soldado mostró discrepancias con el nombramiento. Al contrario, varios de ellos zanjaron la discusión con un “tenía que llegar”. “Son momentos de cambio y es bueno que también el Ejercito se adapte”, explicaba el soldado Franquis a pocos metros de la ministra. Curiosamente, la única que confesó algo de perplejidad fue otra mujer. Cuando se enteró de la noticia, a Ángela Alonso le vino a la cabeza una expresión: “Esto es una empresa de hombres”. Ahora lo considera una oportunidad, “aire fresco” para solucionar problemas que hasta ahora estaban estancados.

"¿Cuántas sois?", le preguntó Carme Chacón a una militar. Ésta no dudó: "25"

Sin embargo, el más ilusionado por el nombramiento ni siquiera era español. Un traductor iraní del Ejercito Español se mostraba pletórico: “Me parece perfecto. Esto debe ser una puerta hacia otras metas. Animar a más mujeres tanto soldados como civiles a no rendirse”.

Durante su paseo, la ministra se interesó por las mujeres del contingente. Charló durante unos minutos con una comandante. “¿Cuántas sois?, le preguntó Chacón. La militar no dudó: «25».

Hospitales y armamento

Durante las seis horas que estuvo en la base, Carme Cachón recorrió las instalaciones y examinó los avances de la misión. En cada unidad examinó el material, vehículos y personal. El jefe de la base, el coronel José Manuel García-Fontecha, había hinchado antes el pecho mostrándole los logros. En especial, destacó los nuevos aviones no tripulados UAV que el contingente acaba de estrenar. Poco después, la ministra los pudo ver en pista.

Otra de las perlas de la misión es el hospital. Desde que se estableció, en 2005, ha atendido a más de 16.000 pacientes, 8.000 de ellos afganos. Esta vez estaba desierto. Durante su paseo por las instalaciones, Chacón solo se cruzó con dos militares hospitalizados, un italiano y un español. A falta de enfermos, una multitud de médicos guió por las instalaciones a la titular de Defensa.

Recordó que el lunes el padre de una víctima del ‘Yak-42’ le dijo: "Mi hijo ahora tendría tu edad"

La ministra tuvo que hacer frente también a los problemas de campaña. Estaba prevista una conversación por satélite con un destacamento a 800 kilómetros al sur de la base. Durante minutos, Chacón no consiguió respuesta. Por fin optó por los códigos militares y llamó: “India Whisky, ¿me recibe?”. Al otro lado una voz contestó: “Alto y claro”.

Las telecomunicaciones le jugaron otra mala pasada poco después, durante el brindis después de que la megafonía interrumpiese las palabras de Chacón. Un avión se acercaba con un motor averiado a la pista de la base española. El parón duró sólo unos segundos y Chacón pudo terminar su discurso de forma tradicional: Un brindis por el rey. Todos contestaron: “Por el rey”.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad