Viernes, 18 de Abril de 2008

Hasta 11.300 euros por cambiar de residencia

BELÉN CARREÑO BRAVO ·18/04/2008 - 22:58h

Trabajar a cien kilómetros de la localidad natal puede ser una verdadera tortura para una pareja con niños o ancianos a cargo. El temor a que el remedio sea peor que la enfermedad, inhibe a muchos parados a la hora de hacer la maleta y probar suerte en otras zonas con más oportunidades laborales, pero sin la red familiar.

Para paliar esta situación, el Gobierno ha aprobado una serie de ayudas en el plan extraordinario de inserción laboral, del que ayer se puso la primera piedra. El plan recoge ayudas para aquellos desempleados que, dentro de un itinerario tutelado por el Sistema Público de Empleo, hayan encontrado una ocupación en una localidad a 100 kilómetros de su residencia. Las ayudas son acumulables y, en total, pueden llegar a los 11.371 euros entre el desplazamiento, la mudanza, el alojamiento y la guardería durante un año. Personas cercanas a la elaboración del plan no creen que los parados recurran masivamente al cambio de residencia, salvo en el caso de los inmigrantes, donde existe menos arraigo.

El pilar del plan es la orientación y formación de los desempleados. Para ello se contratará a 1.500 orientadores que personalizarán la búsqueda de empleo y se quiere llegar a tutelar a otros 460.000 parados. Según fuentes de Trabajo, se pretende hacer de los Servicios Públicos de Empleo unos organismos proactivos. Los orientadores se distribuirán entre las diferentes comunidades autónomas con criterios que aún están pendientes de fijar. También lo está el gasto correspondiente a cada una, pero el total asciende a 201 millones de euros. El plan finaliza el 31 de diciembre. Además, los parados que hayan perdido su empleo en los últimos 24 meses y que tengan una renta inferior a los 516 euros podrán obtener una beca de 350 euros para su formación durante tres meses.

El plan se pensó en un principio sólo para los parados de la construcción pero va a beneficiar a todos los sectores.

Medidas complementarias

Otra medida destinada a paliar el frenazo en la construcción residencial es una línea de créditos para la promoción de VPO por valor de 2.000 millones de euros. La línea la gestiona el ICO y ya tiene en ejecución otros 3.000 millones de euros. El cambio en el concepto del IVA para la rehabilitación de edificios también pretende aumentar la actividad en este sector. Además, se convocará de forma urgente la Conferencia Sectorial de Vivienda y el Gobierno se compromete a hacer una revisión trimestral de la ejecución de obra pública. Por ahora ya se ha licitado el 40% de la obra del Ministerio de Fomento prevista para 2008 y se supera en un 90% lo licitado en el primer trimestre de 2007.