Viernes, 18 de Abril de 2008

La riqueza financiera de las familias españolas bajó en 2007

VIRGINIA ZAFRA ·18/04/2008 - 22:52h

Las economías familiares no están para tirar cohetes, sino muy al contrario. La necesidad de ejecutar planes de choque como el presentado ayer por el vicepresidente Pedro Solbes así lo demuestra, pero esa dura realidad queda más patente cuando se miran los datos de sus movimientos financieros. El análisis de esas cifras, publicadas ayer por el Banco de España, muestra que los hogares redujeron el año pasado su riqueza financiera neta -no incluye el patrimonio inmobiliario- por primera vez desde 2002.

En aquellos momentos, tuvieron que afrontar importantes minusvalías en sus carteras de acciones por el estallido de la burbuja de las puntocom. Ahora, el principal problema es que las deudas crecen el doble que los activos financieros (efectivo, depósitos, acciones o el plan de pensiones). Aunque en los últimos años ya se observaba esa tendencia de mayor endeudamiento, ahora la diferencia entre ambas partidas es tan grande que tiene ese efecto negativo en la riqueza (activos menos deudas).

Saldo positivo

A final del ejercicio pasado, el patrimonio financiero neto de los hogares ascendía a 981.138 millones de euros, un 0,14% menos que en 2006, después de que los activos aumentaran un 5,13% y los préstamos crecieran un 11,3%. Pese a que la situación se está deteriorando, las economías de los hogares españoles siguen arrojando un saldo positivo, es decir, tienen el doble de lo que deben. No pueden presumir de lo mismo las empresas, que deben 1,56 billones de euros más de lo que tienen ahorrado. Y el saldo es cada vez más negativo desde 2002.La tendencia general de los hogares llevada al plano individual da como resultado que cada español tiene de media unos activos de 42.346 euros y unas deudas de 20.640 euros, es decir, corresponde una riqueza financiera neta de 21.706 euros por persona. Pero sólo es una media.

Más morosidad

La peor situación de las familias está provocada por la
desaceleración de la economía, el aumento del paro y, sobre todo, la subida del Euribor, que está dificultando a muchas de ellas llegar a fin de mes. Y precisamente eso es lo que reflejan las cifras de morosidad de las entidades financieras, según los datos de final de febrero publicados ayer. En sólo un año, los créditos impagados han aumentado un 70%, una cifra que no se ha visto jamás en España, ni siquiera en la crisis inmobiliaria de principios de los noventa. Sólo a mediados de 1983 hubo aumentos similares, aunque no llegaron a superar nunca el 60%. Los créditos dudosos rozan ya los 20.000 millones de euros y la tasa de morosidad asciende al 1,123%, la más elevada desde noviembre de 2002.

Previsión de nuevas subidas

Las entidades financieras admiten que la mayoría de los impagos producidos hasta el momento son de hogares perjudicados por la subida de los tipos de interés (el Euribor marcó ayer un nuevo máximo anual en el 4,802%) y explican que, por el momento, no se ha producido un estallido de la mora de las promotoras inmobiliarias y las constructoras, aunque no tardará en llegar.

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, calculó esta semana que la morosidad alcanzará el 2% a final de este año y llegará, probablemente, al 3% en 2009. No obstante, todos los banqueros tratan de quitar hierro al asunto y dicen que las circunstancias no son tanpreocupantes como a principio de los noventa.

Son precisamente las cajas las que más están notando este repunte, entre otros factores porque están más expuestas al sector inmobiliario. Sus créditos morosos se duplicaron en el último año, hasta 9.745 millones de euros, y la tasa de morosidad alcanzó el 1,155%. Mientras, los bancos incrementaron sus dudosos un 45% (7.119 millones) y el nivel de moraalcanzó el 0,919%.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad