Viernes, 18 de Abril de 2008

Chaves reedita Gobierno con mayoría femenina

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·18/04/2008 - 22:00h

Ocho mujeres y siete hombres ocuparán las 15 consejerías del próximo Gobierno de Andalucía, encabezado por Manuel Chaves, que por segunda vez consecutiva opta por un Ejecutivo con mayoría femenina. Sus figuras políticas más próximas vuelven a ser Gaspar Zarrías, vicepresidente primero y consejero de la Presidencia, y José Antonio Griñán, vicepresidente segundo y consejero de Economía y Hacienda. Ambos salen reforzados en el nuevo esquema de Gobierno, presidido por sexta vez por Manuel Chaves, que lleva 18 años al frente de la Junta de Andalucía.

La reforma del Ejecutivo no alcanza toda la profundidad que se esperaba a tenor de las previsiones que se manejaban en el entoro del presidente andaluz, que hoy tomará posesión de su cargo en el Parlamento Autonómico. Desde 1990 no había dos vicepresidencias. El número de consejerías pasa de 14 a 15.

La influencia de Zarrías, parlamentario por Jaén, queda reflejada en los cuatro consejeros de su provincia: él mismo, Francisco Vallejo, que repite al frente de Innovación, Ciencia y Empresa; María del Mar Moreno, que llega a Obras Públicas y Transportes (antes en manos de Concepción Gutiérrez, ahora en el Congreso) tras dejar la Presidencia del Parlamento; y Micaela Navarro, que se queda en Igualdad y Bienestar Social.

Los tres, en las quinielas posteriores al 9-M, habían llegado a sonar como posibles ministros del Gobierno de Zapatero. También repiten cartera Antonio Fernández (Empleo), María Jesús Montero (Sanidad)  y Rosa Torres (Cultura, donde sonó Bibiana Aído).

Hay siete caras nuevas. La granadina Clara Aguilera, hasta ahora secretaria general de Relaciones del Parlamento, sustituye en Gobernación a Evangelina Naranjo, que pasa a Justicia y Administración Pública, de donde sea cae María José López. Naranjo es la única consejera que cambia de cartera. El parlamentario por Sevilla Juan Espadas deja la viceconsejería de Medio Ambiente para ocupar la titularidad de Vivienda y Ordenación del Territorio, de nueva creación. Luciano Alonso, ex delegado del Gobierno en Málaga, se encargará de Turismo. Queda así rescatada para la gestión una figura de capacidad estimada por Chaves que vio dificultada su gestión por sus roces con el aparato del PSOE malagueño.

Martín Soler sustituye a Isaías Pérez Saldaña en Agricultura y Pesca llegando desde la secretaría provincial del PSOE de Almería. Ha pesado más la consideración que se tiene a la valía de Soler que los malos resultados del PSOE en Almería, donde se estimaba que estaba siendo desaprovechado. Teresa Jiménez, hasta ahora delegada del Gobierno en Granada y ex directora del Instituto de la Mujer, desembarca en Educación, lo que deja fuera a Cándida Martínez, que pasa al Congreso. Cinta Castillo llega desde Huelva para ocupar Medio Ambiente, donde antes estaba la actual presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves.

Sin grandes agravios

Chaves ha evitado los grandes agravios políticos. La ausencia del veterano Pérez Saldaña estaba cantada. En 2004 ya entró en el Gobierno a última hora. La salida de María José López de Justicia se deriva de problemas internos en la consejería. Conviene recordar que el anuncio de su salida es anterior a la polémica por el caso Mari Luz. En cuanto a Concepción Gutiérrez y Cándida Martínez, su salto a la política nacional explica sus relevos.

No obstante, resulta indudable que la gestión de Martínez fue puesta en tela de juicio desde algunos sectores después de los malos resultados que ofrecía la enseñanza andaluza en el Informe  PISA, que fue objeto de una notable controversia política. La consejería que gestionaba, Educación, vio además hace cuatro años recortadas sus competencias al perder Universidad.

Merece comentario la parcela que asumirá María del Moreno. Ella, que está en las quinielas de posibles sustitutos de Chaves en el caso de que éste no se presente en 2012, extremo que nadie puede confirmar hoy por hoy, pidió dejar la Presidencia del Parlamento, en busca de un área de gestión exigente. La tendrá. Obras Públicas y Transportes será su prueba de fuego.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad