Viernes, 18 de Abril de 2008

Un desfile sobre la cultura saharaui y una carrera de camellos animan el Festival de Cine del Sahara

EFE ·18/04/2008 - 22:53h

EFE - El actor Carmelo Gómez (c) junto a un habitante del campamento de refugiados de Dajla, en Argelia, donde se celebra la quinta edición del Festival Internacional de Cine del Sahara (Fisahara), que cuenta con la presencia de una nutrida representación del cine español.

Un desfile multicolor sobre las costumbres de la vida en los campamentos de refugiados y una carrera de camellos, presenciados por cientos de habitantes de Dajla, animaron hoy el Festival Internacional de Cine del Sahara (Fisahara).

Varios miembros del Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y decenas de representantes del cine español contemplaron el desfile desde una tribuna, mezclados entre los hombres y mujeres saharauis, éstas últimas ataviadas con sus tradicionales "melfas", telas de varios colores que les cubren el cuerpo y toda la cabeza menos los ojos.

Javier Bardem, al que se le nota cada vez más a gusto y relajado entre los saharauis, presenció las celebraciones junto a su hermano Carlos, enfundado en el característico "elzam", el turbante negro que cubre la cabeza y protege del abrasador sol y del duro siroco que se levanta a menudo en los campos de refugiados.

El polvo del desierto que trae el viento provoca muchas enfermedades pulmonares, especialmente entre los niños, y el "elzam" ayuda a impedir que los miles de granos de arena se cuelen en las vías respiratorias.

Hoy el viento soplaba fuerte en Dajla, pero los organizadores del festival esperaban que disminuyera para la fiesta con música saharaui que esta noche está prevista sobre las dunas cercanas al campamento.

Después del desfile se podía ver a Bardem y a otros actores como Carmelo Gómez, Guillermo Toledo o Rosa María Sardá entre los "frigs", las jaimas instaladas con motivo del festival que ofrecen dátiles y leche a los visitantes, tal como hacían los beduinos saharauis cuando vivían libremente como nómadas en las dunas del Sahara Occidental.

Esta noche se proyectarán en el cine club a cubierto "El arca de Noé", de Juan Pablo Buscarini, "La princesa de África", de Juan Laguna, "No toca morir", de King Ampaw, y "Mataharis", de Iciar Bollain.

En la llamada pantalla Gacela, se exhibirán "Futuro del ayer", de Katrin Pors y "La vida según era", de José Angel Alayón.

Y en la gran pantalla al aire libre bajo las estrellas se podrán ver "Caramel", de Nadine Labaki, "El palo y el opio", de Hamed Rachidi,y "El Sahara no se vende", de Luis Arellano y Joaquín Calderón.

El festival, no competitivo, es una iniciativa solidaria que persigue llevar la cultura a los campamentos, donde los saharauis habitan en condiciones precarias desde hace ya 33 años.

Organizado por la Coordinadora Estatal española de Asociaciones de Solidaridad con el Sahara y el Frente Polisario, la muestra nació con la vocación de desaparecer algún día, cuando los saharauis puedan recuperar su antiguo territorio en el Sahara Occidental.

El festival representa uno de los acontecimientos más esperados del año por los habitantes de los campamentos, muchos de los cuales desconocen lo que es contemplar imágenes en una pantalla grande y mucho menos poder ver junto a ellos entre sus jaimas a estrellas de cine galardonadas por la academia de Hollywood.

El festival incluye además el pase de varias películas de animación para niños y la realización de diversos talleres de formación audiovisual, fotografía o periodismo a los que pueden asistir los habitantes de Dajla que lo deseen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad