Viernes, 18 de Abril de 2008

El Valencia volverá a la realidad en Bilbao

EFE ·18/04/2008 - 14:00h

EFE - En la imagen, los jugadores del Valencia CF celebran el triunfo tras derrotar al Getafe en la Final de la Copa del Rey.

El Valencia volverá a la realidad el domingo en Bilbao, donde se medirá al Athletic en partido de Liga, cuatro días después de haber obtenido la Copa del Rey y con la obligación de puntuar para alejarse de las posiciones de descenso de categoría.

Una vez los jugadores del Valencia atraviesen el pasillo que le harán los del Athletic, la Copa del Rey será historia para el Valencia, que volverá a la cruda realidad de la Liga, donde los números del equipo poco tienen que ver con los del torneo copero.

El Valencia fue capaz de marcar tres buenos goles en la final de Copa del Rey ante el Getafe, mientras que en los tres anteriores partidos de Liga, en 270 minutos, sólo consiguió un tanto, de penalti: el que marcó Villa el pasado domingo ante el Racing de Santander.

Con independencia del futuro de Ronald Koeman, entrenador del equipo que tiene a día de hoy garantizada la presencia en el banquillo valencianista en San Mamés, el Valencia tiene que trasladar primero el juego de la Copa a la Liga y, a continuación, empezar a hacer números.

El Valencia tiene actualmente 39 puntos y la historia reciente dice que 42 han sido matemáticamente suficientes hasta ahora para mantenerse, aunque da la impresión que esta cifra podría no servir este año, en una campaña en la que la seguridad de seguir en Primera División podría estar en el entorno de los 45 puntos.

Para sumarlos, el Valencia necesitaría ganar dos partidos, lo que supondría lograr seis de los dieciocho puntos en juego, en un final de temporada en el que casi tan importante como sumar los puntos es ante qué equipo se logran.

El mejor de los escenarios posibles pasaría por ganar los partidos en Mestalla ante Osasuna y Zaragoza, los dos rivales más directos que le quedan al Valencia, sobre todo el equipo aragonés, que tiene 34 puntos, frente a los 40 de Osasuna.

Ganar a estos dos rivales supondría obtener dos victorias consecutivas en casa, circunstancia que al equipo se le resiste desde hace siete meses, cuando en septiembre del pasado año pasado ganó al Valladolid y al Getafe, en ambos casos por 2-1, al principio de la actual Liga, antes de que Koeman se sentara en el banquillo del Valencia.

Desde entonces, el Valencia sólo ha ganado dos encuentros ante su público, uno en noviembre contra el Murcia y otro en febrero ante Betis, por lo que en esta temporada los triunfos del equipo en casa son un pequeño oasis en el desierto de las constantes derrotas, algunas abultadas, del equipo ante su público.

Además de jugar con los números propios y de tener que truncar una racha muy adversa para no estar más cerca del descenso, el equipo valenciano tiene que tener en cuenta que el tercer equipo que pasará por Mestalla, en la última jornada de Liga será el Atlético de Madrid, mientras que a domicilio, además de al Athletic de Bilbao, visitará a Barcelona y Levante.

Con este panorama, al Valencia le toca también prestar atención a los resultados de los partidos de sus rivales directos y, sobre todo en los enfrentamientos entre ellos, por lo que esta semana el equipo también 'juega' en La Romareda, donde se miden Zaragoza y Recreativo, dos de los equipos que le siguen en la tabla.

Aunque las luces de alarma están encendidas, el Valencia es consciente de que la clasificación está muy ajustada y que si gana en Bilbao podría pasara de la actual decimoquinta posición a la undécima.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad