Viernes, 18 de Abril de 2008

Patrimonio podría agotar el plazo máximo de 20 meses para resolver el expediente sobre el Pazo

EFE ·18/04/2008 - 16:06h

EFE - En la imagen, un técnicos de la Xunta toma fotografías del Pazo de Meirás.

La Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta podría agotar los 20 meses de plazo máximo que estipula la normativa para resolver el expediente previo al inicio de los trámites para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) el pazo de Meirás, si así lo consideran los expertos.

Fuentes de la Consellería de Cultura, de la que depende la Dirección Xeral de Patrimonio, explicaron hoy a Efe que en el caso de la propiedad de la familia Franco se trata de un trámite "complejo", y que por esta razón podría llegar a agotarse el plazo máximo para adoptar una decisión.

Los datos recabados ayer en el pazo de Meirás por los técnicos de Patrimonio que accedieron a la propiedad autorizados por una resolución judicial, han pasado a formar parte de la documentación que en los últimos meses ha reunido la Consellería de Cultura sobre historia y el valor patrimonial de la propiedad.

Entre la información conseguida ayer figuran aspectos referidos a la arquitectura interior del edificio, los bienes susceptibles de ser considerados patrimonio cultural, y el estado de conservación de todo el conjunto. El trabajo ha incluido también un reportaje fotográfico que una de las técnicas se encargó de realizar.

Ahora serán los expertos de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural los encargados de analizar la información y emitir el preceptivo informe.

Una vez elaborado dicho documento, se abrirá lo que los expertos denominan un expediente de incoación de Bien de Interés Cultural, para resolver finalmente si a la propiedad de los Franco se le otorga la máxima figura de protección patrimonial que contemplan las autoridades culturales de Galicia.

La declaración como BIC del pazo de Meirás implicaría que el edificio tendría que estar abierto al público cuatro días al mes y cualquier intervención sobre él precisaría de la autorización de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural.

Si finalmente es declarado BIC, el edificio tendría que abrirse al público al menos cuatro días al mes y cualquier intervención sobre el mismo tendría que ser autorizada por la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural.

Además, ello obligaría a los propietarios a preservar la propiedad y a mantenerla en perfecto estado de conservación.

El pazo de Meirás es una construcción formada por tres torres cuadradas de distintas alturas, unidas por un cuerpo de edificio más bajo, de sillería de granito y torres almenadas, con balcón y ventanales con arcos sobre canecillos de granito, y acceso mediante arco de medio punto.

En total son 2.115 metros cuadrados de superficie construida en una propiedad que tiene una superficie total que supera las 6,6 hectáreas.