Viernes, 18 de Abril de 2008

Javier Reverte topa con trabas de la Iglesia en "Venga a nosotros tu reino"

EFE ·18/04/2008 - 15:24h

EFE - El escritor Javier Reverte durante la presentación de su nueva novela, "Venga a nosotros tu reino", en un desayuno de trabajo.

El escritor Javier Reverte, que ha vuelto a la novela, ha topado con las trabas de la Iglesia al investigar la trama central de "Venga a nosotros tu reino", cuyo protagonista es un joven sacerdote polaco acogido por la Iglesia católica como refugiado cuando en realidad era un "agitador político".

Javier Reverte, quien presentó hoy su última obra en el café Comercial, en la madrileña plaza de Bilbao, por representar un café típico de los años cincuenta, la época que retrata el libro, relató que la historia sobre el mismo se la facilitó un vecino de escalera, quien le habló por primera vez de ese sacerdote polaco, a quien él ha llamado en la ficción Stefan Berman.

"Venga a nosotros tu reino", editado por Areté, retrata el Madrid de finales de 1954, en el que un joven sacerdote polaco es acogido por la jerarquía de la Iglesia en calidad de refugiado huido del comunismo de su país, aunque Stefan Berman trae consigo una compleja misión que le llevará a vivir durante meses en dos mundos paralelos.

De una parte, el sacerdote convive bajo la protección de Leopoldo Eijo y Garay, Obispo de Madrid, "tan leal a su ambición como al franquismo", y de otra se mueve como infiltrado en los círculos clandestinos de oposición a dicho régimen, entablando entre ambos mundos una estrecha y apasionada relación con Pilar, hija de un laureado militar.

El autor del libro contó cómo ante su propósito inicial de recabar información para elaborar un reportaje periodístico sobre una idea que le sedujo se encontró cerradas todas las puertas de la institución eclesiástica, entre ellas el Seminario y el Arzobispado de Madrid, "dónde prácticamente no pasé del conserje".

Ante la imposibilidad de recabar la información que necesitaba, se replanteó reconvertir el reportaje periodístico en una novela, en la que mezcló partes de ficción con la historia real, y en la que, a partir de esa realidad, construyó una estructura "de saltos del presente al pasado y viceversa para solventar el hilo del relato".

Durante la novela, el autor confiesa que se llegó "a enamorar" del personaje de Eijo y Garay, obispo "poderoso", inteligente, con ansias de poder y ambicioso, muy unido a Franco y una de las tres personas llamadas a sustituirle si le ocurría algo.

El libro, según Javier Reverte, es "una sucesión de espejos con saltos temporales en el que la realidad se mira en la ficción y al revés", y aunque tiene elementos de novela histórica, de amor y de intriga "no es propiamente ninguno de esos géneros".

El escritor aseguró que no le costó mucho reproducir una confesión de Franco, con quien vivió, dice, más de la mitad de su vida" y a quien define como "un personaje implacable que se creía enviado de Dios para hacer el bien matando", y quien estaba -recordó- "bendecido" por la Iglesia de entonces.