Viernes, 18 de Abril de 2008

Contratados para humillar

Las cadenas recurren a la polémica y a los insultos de los jurados en los concursos-reality para mantener la audiencia

J.C. ·18/04/2008 - 12:02h

PUBLICO - El jurado de OT, con Risto Mejide y Noemí Galera a la izquierda: mala baba y lengua viperina en ‘OT 2008’.

Juegan la carta de jueces implacables. No quieren parecer bufones, pero gritan, patalean, ríen a carcajadas y hasta parece que todo se lo toman muy en serio. Contratados como jurados para avivar los concursos-reality, acaban machacando a sus jovencísimos participantes. Critican sin criterio y humillan sin piedad. La máxima es simple: todo vale si la audiencia responde.

Risto Mejide, que repite en la nueva edición de Operación Triunfo (Telecinco), es el máximo exponente y uno de los pioneros en España de las declaraciones afiladas, el sarcasmo y el comentario ofensivo. Mejide, que en realidad es un creativo publicitario que ha aprovechado el tirón para hacer carrera (hasta ha publicado un libro), dio el martes -en la segunda gala de OT 2008- una nueva muestra de mal gusto y desprecio por las formas.

En esta ocasión, Mejide se dirigió a los concursantes y dijo: "Me pregunto si alguien más quiere abandonar la academia, si alguien tiene que hacer una gestión, ha dejado mal aparcado el coche, se le ha muerto el perro, el canario, el abuelo o lo que sea". Todo porque a Patty, una de las concursantes, se le murió la abuela el mismo día de entrar en la academia y decidió abandonar el centro el martes, tras la gala.

Después, Mejide dedicó palabras a Esther, a la que rebautizó como Barbie alaridos, y a Virginia, a quien reveló que sus compañeros la habían puesto verde durante los resúmenes. Los nervios hicieron que la chica llorase ante la sinceridad descarnada del publicista.

Acoso y derribo

Concursos que parecían agotados como OT han levantado cabeza gracias a la polémica. En 2006, el concurso superó los 4.500.000 espectadores y batió su récord de share con un 28.6%. La gala del martes se saldó con un óptimo 23%.

Mejide, que defiende que en OT no basta con saber cantar, ha convertido el momento de las nominaciones en un combate donde predomina la verborrea impulsiva, los rapapolvos y los insultos sin posibilidad de réplica a concursantes con edades que en algunos casos no superan los 18 años. De su lengua viperina han salido perlas como ésta: "Has desafinado tanto que se me ha caído la oreja. Cuando cantas, haces gestos extraños... como ese de Gollum con el que nos has deleitado en tu última actuación", dijo a una concursante en la edición de 2006. Él afirma que sólo quiere descubrir si en el concursante "hay un producto que se puede vender".

Compañeros de reproche

El de Risto Mejide no es el único caso. En OT, está acompañado de Ángel Llácer, también jurado en Tú si que vales. "Ni a las seis de la mañana borracho en un karaoke he oído esto", espetó en una ocasión. En este programa, la que tiene la última palabra es Noemí Galera, la mala malísima de OT 2005.

En Supermodelos (Cuatro), las adolescentes aspirantes a modelo también se las tuvieron que ver con la sobreactuación de un estilista de titubeante labia y gesto aburrido, Daniel El-Kum, quien convirtió el programa en un bochornoso espectáculo de burlas y llantos. Cuatro también tiene en nómina a Miqui Puig, al que vimos en Factor X y ahora en Tienes talento. Él, que asegura que sus insultos son cariñosos, ha llegado a afirmar: "Decir a alguien que es un hijo de puta, en realidad, es reconocer que es muy bueno".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad