Viernes, 18 de Abril de 2008

Un camionero en paro tima a un hombre de negocios con la supuesta venta del hotel Ritz

EFE ·18/04/2008 - 12:33h

EFE - Fachada principal del edificio del Hotel Ritz de Madrid.

Un camionero británico en paro consiguió timar un millón de libras (1,996 millones de dólares) a un conocido hombre de negocios con una supuesta operación de venta del hotel Ritz de Londres.

Según el diario "The Guardian", el camionero, Tony Lee, se presentó un día al hombre de negocios Terry Collins a quien informó de que podía adquirir el lujoso hotel, propiedad de los hermanos David y Frederick Barclay, al precio "ganga" de 250 millones de libras (499 millones de dólares), menos de la mitad de su valor real.

Lo único que Collins tenía que hacer era depositar un millón de libras a favor de un misterioso contratista que trabajaba para los Barclay, tras lo cual se le permitiría el acceso a todos los documentos de la operación, contenidos en veintisiete cajas.

Collins, propietario de la empresa inmobiliaria LAH, sabía que los hermanos Barclay gustan del secretismo, por lo que no le extrañó que hubieran recurrido a un intermediario para esa operación.

Siguieron entonces complicadas operaciones, en medio de las cuales el camionero le dijo a Collins que había aparecido otro interesado por lo que a menos que depositara el millón de libras, perdería el derecho de exclusividad al acuerdo de compraventa.

El hombre de negocios se puso entonces en contacto con un financiero holandés llamado Marcel Boekhoorn, quien se presentó en Londres con un equipo de asesores y aceptó financiar toda la operación y pagar el millón que permitiría acceder finalmente a los documentos.

Pero el pasado enero, Lee le dijo supuestamente a Collins que los hermanos Barclay le habían informado de que junto al Ritz querían vender otros edificios en la misma operación, por lo que el precio de venta había ascendido de 250 a 470 millones de libras (938 millones de dólares).

Collins se enfureció entonces y escribió una carta al supuesto intermediario exigiéndole la devolución del dinero.