Jueves, 17 de Abril de 2008

‘La guerre est finie’: Sacyr se deshace del 33% de Eiffage

La empresa de Luis del Rivero percibe 1.920 millones, algo menos de lo que pagó hace dos años

SUSANA R. ARENES ·17/04/2008 - 21:37h

Luis del Rivero, presidente de Sacyr. AFP

Dos años de guerra abierta entre la constructora Sacyr y su participada francesa Eiffage, con opa fallida y tres procedimientos judiciales incluidos, se zanjaron ayer con la salida de la española. La empresa que preside Luis del Rivero vendió el 33,24% que tenía en el grupo galo por 1.920 millones. Esto da un precio de 62 euros por acción, algo menor que los 62,12 euros que pagó de media Sacyr por la participación, con lo que, al final, registra unas minusvalías de 3,7 milllones de euros.


Para la quinta constructora española ingresar casi 2.000 millones supone un balón de oxígeno. Por un lado, cancelará el crédito ligado a Eiffage, de 1.713 millones al cierre de 2007 y destinará otros 207 millones a reducir el deuda. Sacyr es la segunda constructora más endeudada, tras Ferrovial, con una carga de 19.726 millones.

La venta "lleva consigo los desestimientos de las acciones judiciales ejercitadas entre las partes, comunicó ayer Sacyr a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La situación había llegado a tal punto que, a pesar de que Del Rivero había acordado a principios de mes con Eiffage su salida pactada, el grupo francés no había retirado sus demandas. El súmmum fue que anteayer un juez imputaba al presidente de Sacyr por presunta información falsa. Ayer, Eiffage confirmó que paralizará todo proceso judicial.

En la enconada batalla con Eiffage, ha habido dos intentos de solución. Tras el verano, Sacyr accedió a irse de una compañía que le ha vetado desde el principio la entrada en el consejo de administración, a pesar de ser el primer accionista. Pero Del Rivero quería vender a un buen precio -la acción de Eiffage llegó a valer 129 euros- o bien a cambio de un activo que siempre le ha atraído de Eiffage: sus autopistas. Estas aspiraciones no se han cumplido.

El segundo intento se hizo después de que José Luis Rodríguez Zapatero y Nicolas Sarkozy hablaran del conflicto empresarial en la cumbre de enero hispanogala, con el resultado que ayer se conoció. En dos años, Sacyr ha soportado todo tipo de presiones y malas artes -espías contratados incluidos- por parte de Eiffage, además de la acusación de concertarse con 89 accionistas españoles para tomar el grupo galo.

El presidente de Eiffage y principal opositor de la española, Jean-François Roverato, ha buscado los compradores para que Sacyr saliera. La Caisse des Dépôts (CDC) negó ayer haber aumentado su peso en Eiffage para luego admitir que ha comprado un 10,95% más, hasta el 19,5%, mientras Groupama habría comprado un 3% y el resto, entre los bancos BNP, Société Générale, Natixis y la aseguradora AGF. Otra puñalada a Sacyr: Eiffage se congratuló de contar ahora con unos accionistas "de calidad".

Tras el acuerdo, la francesa sufrió más en bolsa al caer ayer un 2,23% (58,71 euros) mientras Sacyr cedió un 1,94% (23,233 euros).

Joaquín Rivero también lima asperezas en París

Otros empresarios españoles también han topado con obstáculos en Francia. Joaquín Rivero, ex presidente de la inmobiliaria Metrovacesa, que se quedó con la filial francesa Gecina, quiere solucionar el conflicto con el supervisor bursátil, la AMF, que amenaza con obligarle a comprar el 100% de ese grupo. Rivero quiere vender un 7% de Gecina a varios inversores institucionales para que su participación quede por debajo del 33,33% que obligaría a lanzar una oferta de compra. Así lo confirmaron ayer a este diario fuentes de la empresa. La venta y consiguiente resolución del conflicto debería estar resuelto antes del dictamen de la AMF, en julio.