Jueves, 17 de Abril de 2008

Técnicos de la Xunta recabaron datos para la posible declaración del pazo de Meirás como bien cultural

EFE ·17/04/2008 - 12:37h

EFE - Técnicos de Patrimonio de la Xunta de Galicia han entrado hoy en el pazo de Meirás, propiedad de la familia Franco y durante años residencia veraniega del dictador, para comprobar el estado del edificio y evaluar su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC). En la imagen, uno de los técnicos toma fotografías del edificio.

Los técnicos de Patrimonio de la Xunta de Galicia han permanecido hoy por espacio de siete horas en el pazo de Meirás, propiedad de la familia Franco, para recabar información y estudiar su posible declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) del edificio.

La entrada de los expertos ha sido posible después de que un auto del Tribunal Superior de Justicia de Galicia obligase a los herederos de Franco a permitir el acceso a la propiedad, ubicada en el municipio coruñés de Sada y durante años residencia veraniega del general.

Una arqueóloga, una arquitecta y un historiador del arte enviados por Patrimonio llegaron al pazo a las diez de la mañana y entraron al mismo acompañados por el abogado de la familia Franco.

La conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo, lamentó "el comportamiento de la familia Franco de obstrucción a la labor de Patrimonio" y la "judicialización" de una diligencia administrativa "habitual y necesaria" para la conservación de los bienes patrimoniales, según informó hoy en un comunicado este departamento autonómico.

Bugallo entiende que realizar la inspección "es imprescindible" para lograr la declaración como BIC de la propiedad, y dijo que "además es una obligación teniendo en cuenta que ya forma parte del inventario del patrimonio cultural de Galicia".

Finalizado su trabajo, los técnicos de Patrimonio de la Xunta informaron a Efe de que posiblemente no será necesario una nueva visita al haber conseguido información suficiente sobre la arquitectura interior del edificio, los bienes susceptibles de ser considerados patrimonio cultural y el estado de conservación del conjunto.

Algunas personalidades de la cultura gallega han manifestado hoy a Efe sus impresiones una vez que los técnicos de Patrimonio lograron acceder al pazo.

Así, el presidente de la Real Academia Galega, Xosé Ramón Barreiro, valoró la entrada de técnicos de Patrimonio en el y consideró que "debería pensarse en la restitución (de la propiedad) a Galicia".

El presidente del Consello da Cultura Galega, Ramón Villares, expresó su satisfacción porque "se cumpla la Ley" y dijo que concuerda con el empeño del Gobierno gallego en defender una pieza importante del Patrimonio gallego, mostrándose favorable a que estas cuestiones no se resuelvan por "vía judicial", sino por el "acuerdo, pacto o consenso", "respetando el interés público".

Para el historiador e hispanista experto en el periodo franquista Ian Gibson es "importantísimo" que los técnicos de Patrimonio hayan podido entrar en el pazo de Meirás y añadió que "se trata de una gran noticia, pues estamos todos en un proceso de recuperación de la memoria; poder estar allí es importantísimo".

A partir de ahora, todos los datos recopilados sobre la propiedad de los Franco serán analizados por el personal técnico de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural y se sumarán a la documentación que en los últimos meses ha recabado la Consellería sobre la historia y al valor del pazo.

Una posible declaración como BIC del pazo de Meirás implicaría que el edificio tendría que abrirse al público al menos cuatro días al mes y cualquier intervención sobre él precisaría de la autorización de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural.

Su declaración como BIC, máxima figura de protección patrimonial contemplada por la Xunta, obligaría también a los propietarios al cuidado y preservación del edificio.

El pazo de Meirás está formado por tres torres cuadradas de distintas alturas, unidas por un cuerpo de edificio más bajo, de sillería de granito y torres almenadas, con balcón y ventanales con arcos sobre canecillos de granito, acceso mediante arco de medio punto.

En total son 2.115 metros cuadrados de superficie construida en una propiedad con una superficie total que supera las 6,6 hectáreas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad