Jueves, 17 de Abril de 2008

"Me he tenido que pedir el día libre, pero apoyo la huelga"

Respaldo masivo al paro de las escuelas infantiles en Madrid

MARTA SUÁREZ ·17/04/2008 - 20:47h

Blanca del Amo - Las dos hijas de Natalia, ante su escuela.

Abuelos y personal doméstico hicieron este jueves de canguros improvisados para los padres de cerca de 24.000 niños afectados por la huelga de escuelas infantiles públicas y concertadas de la Comunidad de Madrid.

Según los sindicatos, cerca de un 90% de los casi 8.000 trabajadores de estos 378 centros -sólo el 53% según el Gobierno regional- secundaron la protesta convocada por los principales sindicatos contra el decreto que rebaja las condiciones mínimas que deben reunir las escuelas infantiles en la región.

Al contrario que en otros casos, en esta ocasión muchos de los padres perjudicados por la huelga -incluso la Federación de Padres Giner de los Ríos- apoyaron al personal docente.

Cambio de planes

Ese fue el caso de Natalia, una joven madre que se acercó a la Escuela Infantil Zofío con sus dos hijas para respaldar a los trabajadores. "Me he tenido que pedir el día libre en el trabajo porque mi madre no se podía hacer cargo de mis niñas, pero apoyo la huelga porque la calidad de la educación es fundamental", explica.

El seguimiento fue total en ese centro de Usera. Sólo entraron diez de los 125 niños matriculados, los que podían atender las maestras en servicios mínimos. Algunas madres se quedaron en la puerta, como le ocurrió a Cristina, que no sabía nada de la huelga porque hacía dos semanas que habían operado a su hija Evelyn y desde entonces no había vuelto a la escuela. "Le ha sentado fatal, estaba emocionada con lo de volver al cole. Y yo voy a tener que anular una entrevista de trabajo que tenía", asegura.
Otros se acercaron a la escuela en busca de impresos para solicitar una plaza el próximo curso. La mayoría se resignó al no obtenerlo, aunque también hubo quien no se lo tomó demasiado bien y se volvió enfadado a su trabajo.

Sagrario, una de las educadoras de la escuela Zofío, destaca que este colectivo lleva más de 20 años luchando por la calidad de la educación de los niños de entre 0 y 6 años. "Pocas veces hemos hecho huelga por nuestros salarios", recuerda.

Ante todo, esta mujer quiere dejar claro que las escuelas infantiles y las guarderías no tienen nada que ver. Mientras que las primeras tienen un programa educativo, las segundas son, en muchos casos, aparcaniños en los que los pequeños comen y duermen, pero no reciben una formación adaptada a su edad. "Ofrecen a los padres lo que está de moda, como el inglés, y olvidan cuestiones básicas", asevera.

La jornada de huelga culminó con una concentración frente a la Consejería de Educación de la comunidad a la que asistieron, según los sindicatos, cerca de 15.000 personas.

El decreto conflictivo


Más niños por aula
A partir del próximo curso aumentará el número de alumnos por clase.

Menos titulación
Los profesionales que atienden a los niños podrán ser personas con una titulación inferior.

Menos profesores
Ahora hay tres profesionales por cada dos aulas. Con el decreto serán siete por cada seis.

Al parque
Las escuelas tienen patios de 75 metros. El curso que viene bastará con que tengan un parque al lado.