Jueves, 17 de Abril de 2008

Buenos aires, malos humos

La quema de 70.000 hectáreas de pastizales envolvió la ciudad en las tinieblas

FEDERICO PEÑA ·17/04/2008 - 17:48h


Buenos Aires amaneció hoy cubierta por un manto de humo que la distancia de su nombre propio y la asemeja más a la Londres en tinieblas de Jack el Destripador. La humareda, que invade las fosas nasales y ataca los ojos de los porteños, es consecuencia de la quema de 70.000 hectáreas de pastizales en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe, una práctica lleva ya varios días.

El fenómeno no es una simple molestia. Según informaron las autoridades del ministerio de Salud, se han registrado casos de personas con irritaciones oculares- como conjuntivitis- o problemas respiratorios- como asma- que debieron ser atendidos en los hospitales capitalinos y de los alrededores.

 A raíz de la baja visibilidad, y como consecuencia de un accidente de coche que se saldó con tres muertos y veinte heridos el miércoles, las autoridades argentinas decidieron el cierre de cuatro rutas y la suspensión de los servicios de autocares que comunican a la capital con el norte argentino.

Además, la Dirección de Vialidad recomienda a los automovilistas transitar con precaución en otras ocho rutas y los accesos a la ciudad. El humo también provocó demoras y retrasos en decenas de vuelos nacionales e internacionales, y se paralizó el tráfico en los puertos fluviales.

La semana pasada, cuando comenzó la quema de pastizales, murieron cuatro personas y resultaron heridas más de 25 en un choque múltiple de camiones y coches en diferentes tramos de la ruta 9. Actualmente, esa carretera permanece parcialmente clausurada por la Gendarmería Nacional.

Responsables

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, acusó a productores agropecuarios de quemar pastizales para "maximizar ganancias" y dijo que hay unas 70.000 hectáreas afectadas por casi 300 focos de incendio en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe (centro). “Este es un desastre provocado  por la mano del hombre. Los agropecuarios demuestran su poco interés por el prójimo y su escasa solidaridad”, agregó el funcionario.

Esta mañana, el Gobierno argentino convocó para las primeras horas de la tarde a tres mandatarios de las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe a una reunión destinada a consensuar medidas que pongan freno a la quema de pastizales en el delta del río Paraná, cercano a esa carretera.

Por su parte, la Secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, pidió a la población que realice las denuncias pertinentes para avanzar en la investigación y dar con los responsables de la humareda. “Si alguien ha visto encender algún campo en esta zona (norte de la provincia de Buenos Aires) les pido por favor que se presenten como testigos”, rogó.

 Monóxido de carbono en niveles “aceptables”

Por la mañana, el ministro de Espacio Público porteño, Juan Pablo Piccardo, indicó a Radio Mitre que  “la medición de esta mañana nos dio 17 partes por millón (ppm), pero hasta 35 no hay riesgo", explicó. Pese a ello, reveló que el sistema de salud y los servicios de emergencia "están en alerta".

Pese a que el monóxido de carbono en el aire se encuentra en niveles aceptables, el funcionario porteño señaló que creció notablemente en pocas horas. “Estamos midiendo cada cuatro horas. A las 8 de la mañana nos dio 17 partes por millón (ppm). Y anoche, era 4 partes por millón. El límite aceptable es 35”, dijo.

Previsiones

El Servicio Meteorológico confirmó durante la mañana que siguen los incendios en el delta que generan la humareda y alertó sobre la baja de la visibilidad. Según las previsiones del ente, a medida que hoy habrá "viento leve del sector norte, salvo una rotación temporaria al sector oeste durante la mañana y las primeras horas de la tarde" y que "dicha situación provocará la dispersión temporaria del humo hacia el este de los focos de incendio".

Es decir que el humo podría dispersarse por la tarde y regresar por la noche.