Jueves, 17 de Abril de 2008

Una exposición fotográfica muestra la vida de los brigadistas internacionales en la retaguardia

PÚBLICO.ES ·17/04/2008 - 14:30h

Una de las imágenes de la exposición, cortesía del Patronato Martínez Guerricabeitia.

La vida de los combatientes de las Brigadas Internacionales en la retaguardia, del archivo del general Walter, centran la exposición de fotografías inéditas que, desde hoy hasta el 18 de mayo, se podrá contemplar en el edificio antiguo de la Universidad de Valencia.

La muestra Brigadistes, l, Arxiu Fotografic del general Walter la configuran un total de 63 fotografías en blanco y negro que se exhiben en la sala Martínez Guerricabeitia.

"La exposición quiere  destacar el papel de los combatientes de las Brigadas Internacionales que lucharon para derrotar al fascismo"

Junto a las fotografías se muestran en diversas vitrinas, documentos, banderas republicanas, revistas, diarios, dibujos, objetos personales y los uniformes de los combatientes de las brigadas internacionales.

En una conferencia de prensa, el comisario de la muestra, Ángel Rojo Rincón, al que acompañaba el vicerrector de Cultura, Rafael Gil y el director de actividades del Patronato Martínez Guerricabeitia, Vicente Sanz, ha dado detalles de esta muestra que se enmarca en el programa de actividades desarrolladas en conmemoración de la proclamación de la II República.

ampliación

 

Brigadistes: L'arxiu fotogràfic del General Walter

Ángel Rojo ha dicho a los periodistas que "la exposición trata de contribuir a la recuperación de la memoria de la Guerra Civil y también pretende destacar el papel que desempeñaron los combatientes de las Brigadas Internacionales que lucharon para derrotar al fascismo".

Ha recordado que las Brigadas Internacionales eran unas unidades compuestas por voluntarios extranjeros de más de 50 países que lucharon junto a los militares leales a la República y contra la sublevación militar encabezada por Franco que ayudaban los ejércitos regulares de Hitler y Mussolini.

Rojo ha señalado que fueron aproximadamente 35.000, la mayoría de los cuales no eran militares sino trabajadores procedentes de distintas clases sociales y profesionales de diversos ámbitos, desde los intelectuales hasta los obreros.

Ha destacado la participación en los inicios de la guerra civil de los deportistas participantes en las Olimpiadas Populares convocadas en el verano de 1936 en Barcelona, en contraposición a las Olimpiadas que se disputaron en Berlín.

ampliación

 

Brigadistes: L'arxiu fotogràfic del General Walter

El archivo del general Walter 

La muestra recoge en total 63 imágenes inéditas, seleccionadas de las 333 que conforman el archivo de Karol Swierczwski, general Walter.

Estas imágenes fueron realizadas entre finales de 1936 y mediados de 1938, periodo en que Walter participó en la Guerra Civil española con rango de comandante de la 35 División.

Este archivo forma parte del legado personal del general Walter, que sus hijas donaron en 1999 a la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales, y que se encuentra actualmente depositado en el Centro de Documentación de las Brigadas Internacionales ubicado en el Archivo Histórico Provincial de Albacete. 

Luchadores contra el fascismo

Cerca de 60.000 voluntarios de 54 países llegaron a España a luchar por la República contra el fascismo, en un momento en que éste avanzaba sin freno en Europa.  Francia, con 10.000 hombres, aportó el mayor número de combatientes voluntarios. 

La mayoría eran trabajadores reclutados por los partidos comunistas o veteranos de la Gran Guerra. Cerca de 10.000 perecieron en los combates.

Los brigadistas llegaron en octubre de 1936 e iniciaron su entrenamiento en Albacete de la mano de André Marty. Participaron activamente en la defensa de Madrid y luego en las grandes batallas de la Guerra Civil.

Siempre en primera línea de frente, en la Batalla del Jarama se dejaron la vida más de 3.000 brigadistas; en la de Guadalajara (la XI Brigada, encuadrada en la 11 División de Líster y la XII) tuvieron un papel muy destacado; en Brunete murieron la mitad de los internacionales que participaron; en Belchite y Teruel también sufrieron grandes pérdidas y en la Batalla del Ebro (1938) los brigadistas contribuyeron de manera decisiva al éxito de la primera fase de la batalla.

En agosto de 1938 los supervivientes se despidieron de la contienda con un desfile por las calles de Barcelona.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad