Jueves, 17 de Abril de 2008

Compensación para un padre engañado que crió a tres niños ajenos

El Tribunal Supremo Alemán dio hoy la razón a un hombre que exige la devolución de los gastos de crianza de tres llamados "niños cuco"

EFE ·17/04/2008 - 15:49h

EFE - Vista de una sala de juicios en Alemania.

El Tribunal Supremo Alemán dio hoy la razón a un hombre que exige la devolución de los gastos de crianza de tres llamados "niños cuco", que resultaron no ser sus hijos y que ahora viven con su antigua esposa y el verdadero padre.

Los jueces del tribunal con sede en Karlsruhe dictaminaron que el demandante tiene derecho a reclamar del auténtico padre el dinero que lleva invertido desde hace años en los tres hijos que resultaron no ser suyos y cuya manutención se ve obligado a seguir pagando, pese a no ser su verdadero progenitor.

El término "niños cuco" es utilizado en Alemania, en referencia al pájaro que pone sus huevos en nido ajeno, para aquellos menores que son criados por padres engañados por sus esposas y que son fruto de una relación con otros hombres.

Caso excepcional 

La reclamación del hombre engañado había fracasado en instancias inferiores debido a que no se podían utilizar procesalmente los resultados de análisis genéticos que determinan la verdadera paternidad de los niños por la negativa de la madre y el padre verdadero, que han aprovechado abusivamente un agujero legal.

El Tribunal Supremo señaló que, en casos excepcionales como el que les ha ocupado, se debe poder aceptar en los juicios las pruebas genéticas que determinan la verdadera filiación de los menores.

Hoy tienen 12, 14 y 15 años de edad y viven con su madre y el padre real de todos ellos

El hombre engañado contrajo matrimonio en 1989 y tuvo presuntamente tres niños con ella que hoy tienen 12, 14 y 15 años de edad y que viven actualmente con su madre y el padre real de todos ellos.

Los jueces consideran que el afectado "se ha visto expuesto a la arbitrariedad de la madre de los niños y su verdadero progenitor" al no poder utilizar las pruebas genéticas para aclarar la verdadera paternidad de los menores y basar en ellas su reclamación.

Por ello ordenan que el caso sea devuelto a la Audiencia Superior de la localidad de Celle, que deberá decidir sobre el alcance de la reclamación pecuniaria del hombre engañado.