Jueves, 17 de Abril de 2008

El flamenco fusión de Rosario Flores calentó el festival costarricense de arte

EFE ·17/04/2008 - 12:01h

EFE - La cantante española Rosario Flores, durante el concierto al aire libre que ofreció anoche, 16 de abril de 2008, en San José (Costa Rica), en el marco del Festival Internacional de las Artes Costa Rica 2008.

Los cálidos ritmos del flamenco fusión y la fuerte voz de Rosario Flores calentaron la noche de San José en un concierto gratuito que la española ofreció en el marco del Festival Internacional de las Artes (FIA).

El movimiento se apoderó de los cientos de asistentes reunidos alrededor de un gran escenario en el lago del Parque La Sabana, en el corazón de la capital costarricense, para deleitarse con las notas españolas de Flores y los ritmos del jazz rock y el calipso caribeño de varias agrupaciones nacionales que arrancaron fuertes aplausos.

Los costarricenses fueron aclamados, pero Rosario Flores fue la reina de la noche a pesar de que hace sólo un año pasó por Costa Rica presentando el disco "Contigo me voy", pero hoy traía una sorpresa bajo el brazo, al cantar para grandes y pequeños los temas de "Parte de mí", su nueva producción.

Aunque "Parte de mí" es un disco de "covers", explicó la española a la prensa local, se trata de los once temas que más la han marcado en su vida artística, como "Algo de mí", de Camilo Sesto, "Ojalá que llueva café", de Juan Luis Guerra, "No dudaría" de su hermano Antonio Flores, y "Cómo me la maravillaría yo", de su madre "La Faraona" Lola Flores.

Cuando Flores apareció sobre el escenario del lago, toda vestida de negro y con una bufanda blanca, el público no paró de corear "Cómo me la maravillaría yo".

La española agradecía la cálida bienvenida al país centroamericano y continuaba su recorrido por un amplio repertorio que incluyó éxitos como "Rumbita de las pescadillas", "Agua y sal", "Nos queda tanto por vivir" y "Cómo quieres que te quiera".

"Ya me tocaba que me vierais todos, Costa Rica", saludó Flores y fue recibida por un mar de aplausos para su voz, sus giros y su baile.

La artista subrayó que cantar al aire libre, para un público tan variopinto es una experiencia "magnífica".

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue cuando Rosario Flores dedicó "Qué bonito" a "la persona más importante de mi vida, mi hermano Antonio", y se convirtió en uno de los temas más coreados de la velada.