Jueves, 17 de Abril de 2008

El Papa reconoce un "mal manejo" del escándalo de los sacerdotes pedófilos en EEUU

Pide a los obispos que curen las heridas y busquen la reconciliación con quieres fueron "tan gravemente dañados"

REUTERS ·17/04/2008 - 07:34h

EFE - El papa Benedicto XVI lee la Víspera.

El Papa Benedicto XVI reconoció el miércoles que la Iglesia manejó "muy mal" el escándalo provocado por sacerdotes pedófilos y dijo a los obispos de Estados Unidos que curen las heridas y busquen la reconciliación con quieres fueron "tan gravemente dañados".

Por segundo día consecutivo, el Santo Padre dijo que el escándalo le había causado una "profunda vergüenza" y un enorme dolor debido a que los sacerdotes traicionaron su vocación al abusar sexualmente de menores con un "comportamiento gravemente inmoral".

Tras visitar la Casa Blanca en la mañana del miércoles y orar con el presidente George W. Bush, el Sumo Pontífice dedicó una parte de un discurso a los obispos al escándalo que sacudió a la Iglesia desde 2002 y que ha obligado a las diócesis de Estados Unidos a pagar más de 2.000 millones de dólares en daños.

"Es la responsabilidad que les entregó Dios como pastores el sanar las heridas provocadas por cada abuso de confianza, el abrigar la sanación, promover la reconciliación y acercarse con preocupación cariñosa a aquellos tan gravemente dañados", dijo el Santo Padre.

El Papa Benedicto XVI dijo que estaba de acuerdo con una afirmación del jefe de la conferencia episcopal de Estados Unidos sobre que la crisis "en algunos momentos fue muy mal manejada" y que sólo recientemente se entendía con más claridad "la escala y gravedad del problema".

Transferir a los abusadores 

La Iglesia fue criticada por transferir a los abusadores reconocidos en lugar de expulsarlos o entregarlos a la policía.

"Si bien se debe recordar que la abrumadora mayoría del clero y religiosos de Estados Unidos hacen un trabajo destacado (...) es de vital importancia que los débiles siempre sean protegidos de aquellos que podrían causarles daño", dijo el Papa Benedicto XVI a los obispos en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington.

"La abrumadora mayoría del clero y religiosos de Estados Unidos hacen un trabajo destacado"

Pero el Santo Padre señaló que el problema es profundo e indicó que los niños deberían estar "libres de las degradantes manifestaciones y de la cruda manipulación de la sexualidad tan frecuente" en la sociedad de hoy.

En la mañana del miércoles, el Papa realizó la segunda visita de un Sumo Pontífice a la Casa Blanca e instó a los estadounidenses y a sus líderes a basar sus decisiones políticas y sociales en principios morales para crear una sociedad más justa.

Durante la visita, el Santo Padre y Bush junto a su esposa, Laura, quienes profesan la religión Metodista, rezaron juntos por la institución de la familia, dijo un portavoz del Vaticano.

Con otras religiones

El papa Benedicto XVI dedicará el tercer día de su viaje a Estados Unidos a los fieles de Washington al celebrar una misa en el recién construido estadio National Park, mientras que por la tarde encontrará al mundo universitario en la Universidad Católica de América.

En esta jornada el Papa también se reunirá con una delegación de unas 200 personas representantes de cinco religiones: los judíos, musulmanes, hindúes, budistas y gianistas.

A las 10.00 hora local el Papa será recibido en la rampa que accede al National Park por el arzobispo de Washington, Donadl Willlian Wuerl, el alcalde de la ciudad, Adrian M. Fenty, y el propietario del estadio, Theodore Lerner.

Noticias Relacionadas