Miércoles, 16 de Abril de 2008

Israel acaba con 17 palestinos tras perder a tres soldados

Las tropas israelíes fueron sorprendidas en Gaza por una emboscada de milicianos de Hamás.

Público ·16/04/2008 - 22:29h

Los cadáveres del cámara de Reuters y de otros dos jóvenes quedaron tendidos en la carretera junto al todoterreno.

La respuesta del Ejército de Israel a un ataque de Hamás dejó ayer 17 palestinos y tres soldados israelíes muertos. Entre las bajas palestinas se encuentran 11 civiles, cinco niños incluidos y un hombre de 67 años. Un tanque israelí también acabó con la vida de Fadel Shana, un cámara de 23 años de la agencia Reuters que se encontraba junto a su coche, claramente identificado como vehículo de prensa.

El enfrentamiento que desató la ira israelí se produjo en una emboscada en la que los hombres de Hamás ejecutaron a la perfección las tácticas de la guerra de guerrillas.

Dos hombres simulaban colocar un artefacto explosivo junto a la valla fronteriza que separa Gaza hasta que fueron descubiertos por los israelíes.

Un grupo de soldados de la Brigada Givati, cuerpo de élite del Ejército, salió a interceptarlos y penetró en la franja para perseguirlos hasta que fueron sorprendidos por otro grupo de milicianos palestinos que les esperaba más adelante armados con misiles antitanque y granadas de mortero.Tres soldados israelíes murieron y otros tres quedaron heridos.

"Esta sofisticada emboscada es un mensaje para que los sionistas sepan que realizar incursiones en Gaza no será como ir de picnic", dijo el portavoz de Hamás Abu Obeida.

Se trata de la mayor pérdida de soldados israelíes en la zona desde 2006. El Ejército israelí, que suele tomar muchas precauciones para sus tropas en las operaciones contra los palestinos, ordenó investigar por qué los uniformados no recibieron refuerzos y cayeron en la emboscada.

Cómo es habitual, Israel respondió con dureza a las bajas entre sus filas. La aviación israelí bombardeó el campo de refugiados de Bureij, en el centro de Gaza, hacia donde huyeron los autores del ataque.

Allí murieron nueve palestinos y otros 20 resultaron heridos.El cámara de Reuters Fadel Shana murió mientras tomaba imágenes de un tanque israelí cerca del campo. La cinta recuperada de la cámara muestra cómo el tanque dispara y dos segundos después se corta la grabación. Otros dos civiles que estaban junto a él también fallecieron.

Reuters informó ayer que su vehículo estaba desarmado y claramente identificado como prensa."Lamentamos la muerte del cámara palestino.

Junto a ello, hay que recordar que se trata de una zona en la que hay combates todos los días entre el Ejército y organizaciones terroristas armadas, radicales y peligrosas", dijo un portavoz militar a Efe.

Incursión israelí

Los enfrentamientos habían empezado antes del amanecer cuando soldados israelíes penetraron en un barrio en el este de la ciudad de Gaza para intentar capturar a un miembro de Hamás. Los israelíes causaron desperfectos en una mezquita y arrasaron varios olivos pero también encontraron una fuerte resistencia.

Cuatro milicianos atacaron el control fronterizo destinado al paso de combustible a la franja en el día en que Israel reanudaba el suministro. Se repitió el proceso: ataque y respuesta. El objetivo de la aviación fue la zona este de la ciudad de Gaza.

"Somos conscientes del sufrimiento de los habitantes de Gaza. La situación allí es difícil. Pero más importante es para nosotros el sufrimiento de las poblaciones israelíes cercanas a Gaza ", declaró ayer Ehud Barak, ministro israelí de Defensa.Barak, líder del Partido Laborista, se refería al habitual lanzamiento de cohetes por parte de los milicianos palestinos, que sin causar apenas muertos o heridos tienen bajo estado de alerta a las ciudades próximas a la franja.

El número de muertos de ayer en Gaza es el más alto desde el 1 de marzo, cuando el Ejército israelí atacó por tierra y aire matando a 60 palestinos, la mayoría civiles.

Acusaciones por la falta de gasolina

Israel cortó el suministro de gasolina a Gaza el 9 de abril tras un ataque de milicianos palestinos que mató a dos civiles israelíes en el paso de Nahal Oz destinado a la entrada de combustible a la franja.Ayer se reanudó el suministro pese a otro ataque de los hombres de Hamás contra el mismo lugar. Los cuatro asaltantes fallecieron sin causar bajas en el bando israelí.

Las gasolineras de Gaza permanecen cerradas para evitar distribuir la escasa gasolina disponible entre los ciudadanos. La prioridad de Hamás es hacerla llegar a la central eléctrica de Gaza.La versión israelí es que Hamás intenta montar otra crisis que fuerce a Israel a levantar el bloqueo que mantiene en Gaza desde hace más de un año, cuando los islamistas se hicieron con el control de la franja 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad