Miércoles, 16 de Abril de 2008

El temor a la recesión domina las primarias de Pensilvania

Clinton y Obama se disputan la clase obrera de este estado industrial en crisis.

ISABEL PIQUER ·16/04/2008 - 22:17h

Hillary y Obama volverán a verse las caras el martes en Pensilvania.

La charla va de cómo revitalizar la economía urbana. Hillary Clinton, micro en mano, domina el pequeño estrado. Han quitado el atril para que pueda moverse con soltura y puntuar sus frases con énfasis.

Unas 500 personas llenan el hall de la Universidad técnica de Drexel, en Filadelfia, un edificio de principios del siglo pasado, con un lustro decadente y barandillas de hierro forjado.En un rincón, una copia de la Victoria de Samotracia, la mujer sin cabeza ni brazos, vigila a la candidata.

Clinton promete endurecer los acuerdos comerciales, sobre todo con China, que "roban empleos a los estadounidenses". El público rompe en aplausos. También asegura que eliminará las exenciones fiscales que privilegian a "los que en Wall Street ganan millones" y perjudican a los "profesores o las enfermeras". Más aplausos.

Dice que invertirá en "empleos verdes" y recuerda la presidencia de su marido. Aquellos eran buenos tiempos. "¿Qué es lo que no gusta de los noventa? ¿La prosperidad o la paz?"

Sentados en las escaleras, apretujados en sus sillas, con un calor asfixiante (es una universidad técnica, pero se les ha olvidado el aire acondicionado), todos esperan algún tipo de respuesta sobre cómo encarar la que se avecina.

"Mi marido es republicano y me dice que no se me ocurra votar demócrata, que no nos lo podemos permitir porque subirán los impuestos", dice Katie Kelly que ha venido con su madre y su hijo pequeño, David, a escuchar a Clinton, "a ver si me gusta".

Después de su baja por maternidad no consigue encontrar trabajo. "Les digo que tengo un niño y no me vuelven a llamar", cuenta.

María Benedetto, una psicoterapeuta, está preocupada por su madre. "Con su pensión ya no puede hacer frente a la inflación y tengo que ayudarla económicamente. Es viuda, crió a siete hijos y esta no es forma de vivir su vejez".

Discurso populista

Las primarias de Pensilvania han hecho de la economía el centro de los discursos. Pero al igual que los expertos que discrepan sobre la duración, la naturaleza, el alcance o la existencia de la recesión, Clinton y Obama luchan por encontrar propuestas que puedan a la vez convencer a los obreros de este antiguo estado industrial y a otros sectores del electorado demócrata.El resultado suele ser un discurso populista previsiblemente electoral.

"Las fuerzas que transforman la economía estadounidense son difíciles de controlar", dijo el columnista del New York Times, David Brooks, "si (los candidatos) piensan que los que escuchan no son lo bastante sofisticados para entenderlo, es mucho más fácil echarle la culpa de los problemas económicos a todos esos extranjeros pérfidos", en particular al acuerdo de libre comercio con México y Canadá o NAFTA, las siglas que más han sonado en los mítines.

En estas semanas, Clinton y Obama han recorrido todos los rincones de Pensilvania, hablando con los marginados de la prosperidad. "He estado en fábricas, granjas, bares y boleras, incluso en supermercados", se enorgullecía Obama.

Pensilvania cuenta con una fuerte presencia sindical. Los candidatos se han repartido casi por igual el apoyo de las secciones del AFL-CIO, uno de los pilares del partido demócrata, y de otros sindicatos.

Incluso el republicano John McCain, que ya no compite con nadie, eligió Pensilvania para su primer gran discurso económico. El martes en Pittsburg habló sobre todo de reducir impuestos, porque sabe que en noviembre, si la recesión se confirma, será lo que más preocupe a sus electores.

 Clinton sigue perdiendo apoyo

La ventaja de Hillary Clinton sobre su rival demócrata ante las importantes primarias en Pensilvania el próximo martes día 22 se va reduciendo.

Según un sondeo publicado ayer por el diario ‘Los Angeles Times', la ex primera dama ya solo supera a Obama en cinco puntos. Hace tres semanas aún llevaba una ventaja de veinte puntos.Otra encuesta de la Universidad Quinniapac prevé que en este estado industrial Clinton se llevará el 50% del voto demócrata frente al44% de Obama.

A nivel nacional, se confirma el avance del senador por Illinois. El 62% de los votantes demócratas cree que Obama tendrá más posibilidades de vencer al rival republicano, John McCain, en las elecciones en noviembre, frente al 31% que ve más probabilidades de una victoria para los demócratas si Clinton es la candidata, según un sondeo publicado ayer por el diario ‘Washington Post' y la cadena ABC. En enero, Clinton aún aventajaba a Obama con el 49% frente al 44%.