Miércoles, 16 de Abril de 2008

"No hemos hecho inversiones arriesgadas"

Luis Nozaleda, presidente y consejero delegado de Nozar, cree que Colonial y Afirma (antigua Astroc) están salvadas

SUSANA R. ARENES ·16/04/2008 - 21:56h

Reyes Sedano - Luis Nozaleda, presidente de Nozar.

Extrovertido y afable, aunque poco amigo de las entrevistas, Luis Nozaleda (México, D. F., 1955) no pierde el buen humor ni cuando habla de la crisis inmobiliaria. Sólo agría el tono cuando critica las noticias de los medios de comunicación sobre la promotora que controlan los Nozaleda, Nozar, y sus inversiones. El bache ha golpeado a sus inmobiliarias participadas: Colonial, donde es el segundo accionista con el 9% hasta que cierre el acuerdo con los bancos acreedores; Afirma (antigua Astroc, símbolo del pinchazo inmobiliario en bolsa) y Aisa, que roza la suspensión de pagos, pero en la que tiene una participación sólo financiera. Nozaleda considera que Nozar, Colonial y Afirma "están salvadas" y que no han sido inversiones arriesgadas. El imperio familiar incluye también negocios de alimentación (Galerías Primero), turismo (Panticosa Resort) y vinos (las bodegas de Enate).

La familia Nozaleda ha invertido en inmobiliarias muy tocadas, como Colonial, Afirma (ex Astroc) y Aisa. ¿No cree que han hecho inversiones muy arriesgadas?

Hace un año éramos unos tipos listos. Es muy fácil acertar después de que ha ocurrido. Arriesgadas, no; era nuestro sector. Al contrario, eran diversificadas, ya que Astroc estaba volcada en suelo, Colonial, en patrimonio [edificios en alquiler] y Aisa, se hizo más por una relación personal Con Genís Marfà [el presidente].

¿Ha sido mala suerte? ¿Se siente la familia Nozaleda como una de las principales víctimas de la crisis?

Mala suerte son otras cosas. El ciclo ha cambiado y, como todo el mundo, no supimos preverlo y eso tiene sus consecuencias. Lo de víctima suena fatal. Y, en segundo lugar, hay muchos pequeños inversores que sí dirán que han sufrido las consecuencias de sus inversiones. Es lo que tiene la bolsa, estás en un mercado que se autogradúa y te afecta de una forma o de otra. En nuestro caso, a pesar de que nosotros nos movemos mucho, la inversión en Afirma y Colonial era a medio y largo plazo pero se cruzó la crisis financiera y sus consecuencias.

Pero el sector llevaba dos años previendo una desaceleración...

Yo creo que hay agoreros que desde que nacieron están hablando de la burbuja inmobiliaria. Los ciclos existen y todo no puede crecer siempre; tiene que estabilizarse y, en algunos casos, ajustarse. A eso, hay que añadir algo muy importante con lo que nadie contaba: una crisis financiera internacional. Y ésta es más importante que la inmobiliaria. No digo que no haya crisis inmobiliaria y que no sea complicado vender viviendas, como así es. En el caso de Nozar, nos afecta de forma diferente, ya que tenemos unas 450 viviendas en ejecución o en finalización a la venta, no 5.000 terminadas por vender.

¿Se cerrará esta semana el acuerdo con los bancos acreedores de Colonial y Nozar reducirá su peso hasta el 5%?

Estamos negociando con JP Morgan, Caixa Galicia, Natixis y Royal Bank of Scotland. Tenemos pendientes acuerdos con estos dos últimos: uno lo cerraremos esta semana y otro espero que la siguiente. Al final, de los aproximadamente 400 millones de crédito, quedarán unos 100 millones que se pagarán al vencimiento.

Ahora parece que separan mucho sus negociaciones de las de Luis Portillo, primer accionista de Colonial. ¿Están enfadados?

Negociamos en global con el fondo Investment Corporation of Dubai, pero eso se truncó y cada uno tiene su relación con los bancos. Luis Portillo es un amigo, una buena persona y ni mucho menos tenemos problemas, al contrario. Yo soy un tipo leal, él también y nuestra relación es buena.

Uno de los bancos acreedores de Colonial, Eurohypo, sugirió hace días que Dubai iba de farol.

Yo no creo que fuera un farol, sino que era una negociación muy complicada que fue variando.

¿Cuál fue la clave para la ruptura?

No lo sé. Al final, los negocios son muy complejos. Yo supongo que ellos tendrían sus alternativas, tendrían que resolver sus temas de financiación. No lo sé, pero nosotros sí teníamos un acuerdo general. La operación era bastante razonable y nos permitía rentabilizar la participación.

En la negociación, se dio información contradictoria al mercado. ¿La Comisión Nacional del Mercado de Valores amenazó con sanciones por ocultar datos?

No sé si amenazó o no, pero no me he sentido amenazado por la CNMV y creo que Luis Portillo tampoco. Nosotros en ningún momento ocultamos datos, pero una negociación no se puede estar radiando como un partido de fútbol. Dimos a la CNMV la información correcta y de lo que ocurría, y creo que la actuación general fue correcta. Al margen, hubo muchas informaciones [en prensa] que no tenían que ver con la realidad y pudieron influir en la negociación.

¿La Oficina Económica de Moncloa transmitió en algún momento una oposición a Dubai?

No, es que yo creo que no es su competencia; lo es de la CNMV.

Avalatransa pidió que Nozar suspendiera pagos en plena negociación con Dubai, ¿sospechan que fue un boicot?

Es sorprendente, porque no era una deuda, era una retención en una obra de una empresa que vendió sus derechos a Avalatransa. Unos tipos que ponen esa demanda a las dos menos cinco de la tarde el viernes antes de las elecciones y cuando se trata de cerrar el tema con Colonial, es sorprendente. El problema es que el daño moral, a los trabajadores y a la compañía no se puede restituir.

En Aisa, ¿hay decisión de reducir la participación del 6%?

No hemos estado en la gestión y no sabemos lo que está pasando, salvo por lo que leemos en la prensa. No es una participación estratégica.

¿Afirma se salva?

Yo creo que Afirma está salvada, igual que Colonial o Nozar están salvadas. Eso no significa que no haya problemas, pero tienen una solidez que les permite salir adelante. Félix Abánades [presidente de Rayet y de Afirma] es muy competente y lo está haciendo muy bien. En un futuro, no podemos descartar reducir peso en Afirma [ahora del 9%].

¿Cómo lleva Nozar la crisis? ¿El primer trimestre ha sido peor en preventas que el último de 2007?

No ha mejorado porque la crisis financiera no se ha aclarado y se está reteniendo la decisión de compra. Pero no somos un referente por nuestro volumen: vendemos ocho viviendas por semana. Aunque Nozar no tiene el problema de contar con pisos terminados por vender. El año pasado, facturamos 700 millones, frente a 460 millones de 2006.

¿Qué deuda tiene Nozar?

Entre 2.000 y 3.000 millones, pero nuestro objetivo es reducirla y lo haremos en bastante más de 400 millones entre marzo y abril.

¿Piensan desinvertir en su negocio de alimentación, turismo o de vino?

De las bodegas Enate o de Aalto, ni hablamos. No lo tocamos; ése es un tema de corazón. Para Galerías Primero, hemos recibido varias ofertas. En Panticosa Resort, veremos cómo funcionan los negocios para completarlo. Nuestra pretensión es centrarnos en el mayor negocio, el inmobiliario; mi hermano Juan Carlos y yo queremos dedicarle la mayor parte de nuestro tiempo.

¿Construir VPO puede ser el maná contra el parón?

Habría que abrir un debate sobre el acceso a la VPO para que no hubiera agravios comparativos. Aparte, el maná es el esfuerzo y habrá que hacerlo en vivienda protegida y en libre y cada uno sacará su margen.