Miércoles, 16 de Abril de 2008

Chaves pone fecha y dinero a los compromisos de su mandato

El candidato del PSOE exige a las empresas planes de igualdad para recibir incentivos

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·16/04/2008 - 21:44h

Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía.EF

Manuel Chaves eligió este miércoles, ante el Parlamento de Andalucía, el formato más exigente para elevar el listón de su futuro Ejecutivo. En el discurso de investidura, que dista del programa electoral tanto como la promesa verbal del contrato firmado, el candidato socialista, que este jueves será elegido presidente pese al voto contrario de los grupos de PP e IU, puso fecha y asignación económica a varios de sus grandes objetivos para la próxima legislatura, sometiendo a una mayor presión su acción de gobierno. Chaves se expone abiertamente al fracaso que supondría el incumplimiento de un catálogo de compromisos tan cuantificables.

El calendario autoimpuesto por Chaves abarca todo el mandato y brinda a la oposición un inmejorable medidor de eventuales incumplimientos. “En las próximas semanas”, adelantó, la Junta de Andalucía adjudicará suelo a las empresas para construir 8.000 de las 100.000 viviendas protegidas que se levantarán “en los próximos cuatro años”. El Plan de Infraestructuras regulador de la obra pública hasta 2013 será aprobado “en septiembre” y recogerá actuaciones por 30.000 millones, 400 menos de los que dedicará a competitividad empresarial hasta 2012. En octubre llegará a la Cámara el proyecto de ley de fiscalidad con recortes para “jóvenes y familias de rentas bajas y medias”.

La Ley de Vivienda, en otoño

El controvertido Proyecto de Ley de Derecho a la Vivienda será remitido al Parlamento “en otoño” y garantizará a los residentes en Andalucía que “habrán de destinar como máximo” al pago de su casa “un tercio de sus ingresos familiares, en caso de compra, y un cuarto en caso de alquiler”, afirmó Chaves, cuyo discurso únicamente levantó ovaciones (y sólo de su bancada, claro) al referirse a la universalización del derecho a la vivienda y a la igualdad. Ante el primer Parlamento formado tras la entrada en vigor de la ley que obliga a las listas cremallera, Chaves lanzó un mensaje que excede lo recogido en su programa. “Exigiremos la realización de planes de igualdad a las empresas que quieran acceder a incentivos”, adelantó.

También se comprometió a la gratuidad de todos los medicamentos para los niños menores de un año (antes de verano), de los libros de texto en toda la enseñanza obligatoria (septiembre) y de la atención bucodental para las embarazadas (antes de fin de año), así como a empezar a complementar con 300 euros todas las becas Erasmus (también en septiembre) y a aportar desde el curso 2009-2010 ayudas de 6.000 euros al año a alumnos de familias pobres con buen rendimiento académico. Más arriesgada se antoja la promesa de que en 2009 “todos los municipios” dispongan de banda ancha, hito a partir del cual se reconocerá “el derecho a acceder a un servicio de internet básico gratis”.

Tras ofrecer diálogo social e institucional y pactos parlamentarios en varias cuestiones de máximo relieve (señaladamente el desarrollo del Estatuto, la financiación autonómica y la política del agua, en la que el PP no parece dispuesto a aceptar la postura del PSOE, a tenor de las palabras de la portavoz del PP, Esperanza Oña, a la salida de la sesión), el presidente recordó que el 20 de septiembre debe conocerse ya cuantía de la deuda histórica. Pero eso ya es algo que no depende sólo de Chaves, que ya se ha puesto tarea de sobra hasta 2102 .