Miércoles, 16 de Abril de 2008

Bush propone no disminuir los gases contaminantes hasta 2025

Se declara en contra de imponer "recortes drásticos y repentinos" porque no son realistas y perjudican a al economía

EFE ·16/04/2008 - 21:16h

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, propuso hoy que la industria energética del país disminuya el ritmo de crecimiento de las emisiones de gases contaminantes en los próximos 10 ó 15 años para frenar las causas del efecto invernadero para 2025.

En un discurso pronunciado hoy en la Rosaleda de la Casa Blanca, Bush, que al principio de su mandato se mostró como un gran escéptico respecto al calentamiento global, presentó una estrategia para hacer frente a ese problema.

"Creemos que necesitamos proteger nuestro medio ambiente, creemos que necesitamos fortalecer nuestra seguridad energética y necesitamos que crezca nuestra economía. La única manera de lograrlo es a través de continuos avances en la tecnología", afirmó el presidente estadounidense.

En este sentido, avanzó el objetivo de detener el crecimiento de emisiones en Estados Unidos para 2025. Para alcanzar esa meta, "tenemos que disminuir más rápidamente el crecimiento de las emisiones en el sector de la energía, de modo que alcancen su techo en diez o quince años y empiecen a disminuir a partir de entonces".

Contra los "recortes drásticos y repentinos"

Bush también se mostró en contra de "exigir recortes de emisiones drásticos y repentinos" que, según él, "no tienen posibilidad de lograrse" y en cambio sí pueden perjudicar a la economía."El mejor camino es fijar metas realistas para reducir las emisiones de acuerdo con los avances en la tecnología, al tiempo que aumentamos nuestra seguridad energética y nos aseguramos de que nuestra economía siga prosperando y creciendo", declaró.

El mandatario aludió a los planes del Congreso, que tiene previsto debatir en junio una serie de propuestas legislativas sobre medio ambiente y que prevén la imposición de reducciones obligatorias de emisiones. "Una mala legislación impondría tremendos costes en nuestra economía y las familias estadounidenses sin cumplir las importantes metas medioambientales que compartimos", advirtió el presidente.

Bush, una de cuyas primeras medidas como presidente fue rechazar el Protocolo de Kioto sobre medio ambiente, cree que las principales economías mundiales, incluidas las emergentes como India o China, deben fijarse una meta para reducir sus propias emisiones de gases de efecto invernadero.

El pasado diciembre, EEUU acordó junto a otros casi 200 países en una reunión en Bali (Indonesia) negociar un nuevo acuerdo que sustituya al de Kioto para finales del año próximo. En su discurso, Bush afirmó que la mejor manera de hacer frente al cambio climático es "garantizar que las principales economías están comprometidas a tomar medidas y cooperar con nuestros socios a favor de un acuerdo internacional sobre el clima justo y efectivo".

El presidente también se declaró en contra de abandonar la energía nuclear y en cambio propone "más energía nuclear libre de emisiones".