Miércoles, 16 de Abril de 2008

Preocupación en EEUU por un componente común de botellas y biberones

Un estudio del Programa Nacional de Toxicología de Estados Unidos alerta de posibles riesgos para la salud de un extendido componente químico

ANTONIO GONZÁLEZ ·16/04/2008 - 20:13h

SXC - El bisfenol A es un componente habitual de los biberones de plástico.

El bisfenol A está por todas partes. Este componente químico forma parte de la composición de botellas y biberones de plástico, la película química que recubre el interior de las latas de conserva, los selladores dentales o incluso los CD, y sus posibles efectos sobre la salud, debatidos desde hace años, han vuelto a ser objeto de polémica tras un estudio del Programa Nacional de Toxicología de EEUU. En su informe, hecho público esta semana, el organismo reconoce “cierta preocupación” por los posibles efectos de esta sustancia en el desarrollo de fetos, bebés y niños tras conocer el resultado de estudios en ratones que revelaron alteraciones neuronales y del comportamiento debido a la exposición a dosis bajas de bisfenol. En concreto, a dosis similares a las recomendadas en humanos, el componente está relacionado también con lesiones precancerosas en la próstata y las glándulas mamarias, problemas en el desarrollo del tracto urinario y el adelanto de la pubertad en hembras.

“Como estos efectos en animales se dan a niveles de exposición similares a los que experimentan los seres humanos, la posibilidad de que el bisfenol A pueda alterar el desarrollo humano no puede descartarse”, advierten los autores, que creen que hacen falta más estudios para analizar sus efectos en la salud humana.

No obstante, el informe descarta que este componente tenga influencia en la mortalidad fetal, defectos de nacimiento y problemas de bajo peso y crecimiento durante la infancia, aunque los ensayos realizados con animales utilizando dosis altas de bisfenol sí indicaron la existencia de esta relación.

"Estos estudios proporcionan evidencias claras de efectos adversos para el desarrollo, pero éstos ocurren a dosis muy superiores a las que están expuestas las personas", explican los autores, que añaden que dos recientes investigaciones hechas en humanos no detectaron una relación entre la exposición de mujeres embarazadas a esta sustancia con un menor peso de los niños al nacer, así como que otras realizadas en animales demostraron que el bisfenol no causa defectos de nacimiento.

En lo que respecta a las personas que trabajan en contacto con la sustancia, el trabajo del Programa Nacional de Toxicología revela que otros estudios sugieren la existencia de un posible efecto en las hormonas reproductivas, especialmente entre los varones que están expuestos a altas dosis de bisfenol en su entorno laboral, aunque según los modelos animales no parece que haya un efecto sobre la fertilidad. 

Reacción de los demócratas 

Tras conocer este informe, un grupo de congresistas demócratas ha reclamado al Departamento de Fármacos y Alimentos estadounidense que reconsidere su postura de que el bisfenol A es seguro en productos para niños. Por su parte, según el periódico The Globe and Mail, Canadá va a clasificarlo como sustancia peligrosa, lo que ya ha causado que algunas tiendas retiren los productos que lo contienen.

En lo que respecta a España y Europa, fuentes de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria indicaron que se trata de un componente muy conocido y añadieron que las autoridades europeas en la materia tienen en marcha un proceso de evaluación de los plásticos que están en contacto con alimentos.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad