Miércoles, 16 de Abril de 2008

Campaña contra el "velo mal colocado" en Irán, pese al arresto de su impulsor en un burdel

EFE ·16/04/2008 - 20:53h

EFE - Unas mujeres iraníes pasan ante un cartel con la bandera iraní en una calle de Teherán.

Irán anunció hoy que reiniciará "dentro de poco" la campaña lanzada en verano pasado contra las mujeres que "usan mal el velo" islámico, pese a la reciente detención del responsable de la aplicación de esa operación con seis mujeres desnudas en un burdel en Teherán.

El jefe de las fuerzas del Orden de la capital, el general Ahmad Reza Radan, advirtió hoy de que esa segunda fase incluirá desde compañías privadas hasta cafeterías, restaurantes y tiendas de ropa, y que no serán excluidos los hombres con el corte y la ropa a lo occidental.

"La policía de la capital iniciará (de nuevo) próximamente la lucha con el mal velo en las oficinas y las empresas privadas en el marco del plan de elevar la seguridad en la sociedad", dijo Radan, según la agencia IRNA.

Asimismo, dejó claro que sus agentes "lucharán de forma rotunda contra las mujeres que no usen el velo como es debido", en los espacios públicos.

Radan no se refirió a las noticias que circulan en Irán desde hace un mes sobre la detención de su asesor, el general Reza Zarei, vice comandante de la policía de Teherán y responsable de la puesta en marcha de la campaña contra el "velo mal puesto".

Sin embargo, el arresto de Zarei fue confirmado ayer por el portavoz del Poder Judicial, Alireza Yamshidi, quien evitó precisar las causas, y se limitó a decir que "está detenido y su caso está actualmente en manos de la fiscalía".

Numerosas páginas web, sitios de chat y periódicos no oficiales iraníes han afirmado en las últimas semanas que Zarei fue detenido en víspera de las elecciones generales del 14 de marzo mientras estaba en un burdel con seis supuesta prostitutas.

Asimismo, han asegurado que la redada policial contra el burdel fue ordenada por el propio jefe del Poder Judicial, el ayatolá Mahmud Shahrudi, y que las autoridades obligaron a Zarei a dimitir de su cargo antes de trasladarlo a una cárcel de la capital.

Zarei presidió la primera fase de la operación policial contra el "mal velo", lanzada en mayo pasado en el marco de un plan más amplio destinado a "elevar el nivel de la seguridad en Teherán".

Durante esa primera fase fueron detenidas centenares de mujeres y hombres acusados de incumplimiento con las normas de vestimenta islámica aplicadas en Irán.