Miércoles, 16 de Abril de 2008

Refuerzan los controles en la frontera de Ceuta tras la fuga de presos islamistas en Marruecos

La posibilidad de que los reos pretendan entrar en España a través de la frontera de Ceuta motivó la medida

EFE ·16/04/2008 - 17:30h

La Policía Nacional de Ceuta hará controles más exhaustivos en la frontera del Tarajal, que separa Ceuta de Marruecos, tras la fuga de nueve presos de la cárcel de Kenitra, donde cumplían condena por terrorismo islamista, según han informado a los periodistas fuentes policiales.

Las fuentes han precisado que la posibilidad de que los presos pretendan entrar en España a través de la frontera de Ceuta ha motivado el aumento de los controles, que también se están aplicando en las carreteras de Marruecos próximas a la frontera ceutí.

Esta situación ha motivado que las entradas por el paso fronterizo de los porteadores marroquíes que a diario entran en Ceuta para comprar se estén produciendo con mayor lentitud y se generen colas.

Condenados a la pena capital 

Los nueve presos integristas, condenados por los atentados terroristas de mayo de 2003 en Casablanca, consiguieron huir de la prisión central de Kenitra (a unos 40 kilómetros al norte de Rabat), según informaron fuentes de la administración penitenciaria de Marruecos.

Sobre cuatro de los reos recaen condenas a cadena perpetua 

Dos de los presos que huyeron están condenados a la pena capital, mientras que sobre otros cuatro recaen condenas a cadena perpetua y sobre los tres restantes penas de 20 años de prisión.

La evasión fue constatada por la administración penitenciaria después del registro cotidiano por parte de los vigilantes.

Tentativas de evasión 

En la historia de ese centro penitenciario figuran varias tentativas de evasión fracasadas, debido a sus fuertes medidas de seguridad y a las dos murallas gigantescas que la rodean.

La última fuga en esa cárcel se produjo el año pasado por parte de Mohamed Uazani, alias El Nene y originario de Ceuta, condenado a ocho años de prisión por tráfico de drogas, y en esa operación ocho vigilantes fueron acusados de complicidad y condenados a penas entre dos y cuatro años de prisión.

Noticias Relacionadas