Miércoles, 16 de Abril de 2008

La economía española crecerá el 2,5% en 2008, frente al 1,8% zona euro, según el informe CESIfo

EFE ·16/04/2008 - 17:04h

EFE - El profesor Jan-Egbert Sturm (i), junto a Xavier Vives, de la Fundación BBVA, durante la presentación del informe CESIfo 2008, que recoge las previsiones macroeconómicas para la Unión Europea y analiza el aumento de los riesgos de ralentización, como las persistentes dificultades de los mercados financieros y la desaceleración estadounidense, además de otras cuestiones como la caída del dólar o las emisiones de CO2 en el contexto del cambio climático.

La economía española crecerá el 2,5 por ciento en 2008, frente al 2,1 por ciento de la UE-27 y el 1,8 por ciento de la zona euro, según el informe CESIfo sobre la economía europea.

El informe, presentado hoy en la Fundación BBVA y en el que colabora por parte española el profesor del IESE Xavier Vives, fue elaborado en diciembre pasado, por lo que según los autores, las previsiones deben ser revisadas a la baja, hasta, por ejemplo, situar el crecimiento español en 2008 en el 2 por ciento.

El estudio recoge que el mercado de la vivienda se contraerá, mientras que la inversión residencial sólo crecerá ligeramente.

En este sentido, Vives destacó que el precio de la vivienda podría bajar el 20 por ciento en los próximos tres o cuatro años, un descenso, que, en su opinión, será asumible por el sector financiero si se da de forma escalonada.

Según el estudio, la desaceleración del precio de la vivienda incidirá negativamente sobre el empleo del sector de la construcción, lo que perjudicará el crecimiento de la renta disponible.

Asimismo, prevé una continuación de la política fiscal expansiva, con un aumento del gasto público y nuevas reducciones de impuestos, que harán reducir el superávit presupuestario alrededor del 1,2 por ciento del PIB en 2008.

Además, augura que este año la inflación media será del 3,2 por ciento y la tasa de desempleo alcanzará el 8,6 por ciento.

En el plano internacional, el informe destaca que las persistentes dificultades de los mercados financieros y la ralentización de la economía estadounidense junto con el aumento de la inflación y del crudo lastrarán a la economía mundial, sobre todo, a corto plazo.

En cambio, subraya que la evolución de los beneficios empresariales y del mercado laboral se mantendrá favorable.

En la Unión Europea de los 27, el consumo privado aumentará a un ritmo similar al de 2007, sobre todo en los primeros seis meses del año, al continuar la inflación elevada y moderarse los aumentos salariales, mientras que el desempleo se reducirá hasta el 6,8 por ciento este año.

En cuanto a los países europeos más importantes, España estará por encima del crecimiento del Reino Unido (el 2 por ciento), Francia (el 1,7 por ciento), Alemania (el 1,6 por ciento) e Italia (el 1,3 por ciento), el menor crecimiento de la UE-27.

Respecto a Estados Unidos, el CESIfo prevé un aumento del PIB del 1,7 por ciento en 2008, lo que supone que crecerá por debajo de la UE-27 por tercer año consecutivo.

La caída del dólar podría producir un grave deterioro adicional de la competitividad de costes de la zona euro, lo que agravaría una posible ralentización, por la que España no se vería directamente afectada por el peso de sus exportaciones a la UE.

Por otra parte, la mayoría de los expertos coincide en señalar que la globalización podría ayudar a aumentar el empleo en Europa mediante la flexibilización del mercado laboral, ya que reducirá los costes, aumentará la competitividad, bajarán los precios y se generará más eficiencia.

Respecto a la política industrial en la UE, el informe destaca que el reto más importante es fomentar la competitividad de sus empresas y las productividad de la economía para aumentar el bienestar de los ciudadanos.

A su juicio, la UE debería mantenerse en la línea de realizar políticas industriales comunes y evitar el intervencionismo.

El informe también se refiere al cambio climático y señala que las medidas se intensificarán conforme aumenten las temperaturas, lo que propiciará una contención social de la demanda futuras cada vez más estrictas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad