Miércoles, 16 de Abril de 2008

El Hospital Clínico coloca a un paciente el primer desfibrilador que permite el control en línea

EFE ·16/04/2008 - 16:12h

EFE - El Hospital Clínico de Barcelona presentó hoy un desfibrilador cardíaco que permite el control en línea constante del paciente, y que por primera vez en España ha sido implantado a un enfermo, un dispositivo que sólo funciona en otros quince centros sanitarios de todo el mundo.

El Hospital Clínico de Barcelona ha colocado a un paciente con insuficiencia cardíaca de 58 años el primer desfibrilador en España que permite controlar en línea, por vía telefónica, sus constantes vitales y envía, en caso de emergencia, un mensaje corto de texto para una atención inmediata.

El director del Instituto Clínico del Tórax, Josep Brugada, que ha realizado el implante del dispositivo, ha explicado en conferencia de prensa que el desfibrilador se colocó el pasado 8 de abril de manera simultánea a otros 14 idénticos instalados en otros puntos del planeta, y que corresponden a la generación más sofisticada de estos aparatos que se encuentra en el mercado.

Este dispositivo, que en estos momentos tiene un coste de entre 18.000 y 22.000 euros, supone un avance en el control de los pacientes con insuficiencia cardíaca grave a los que ya se les implanta un desfibrilador automático que detecta las anomalías y sincroniza el ritmo del corazón.

La novedad de este aparato radica en que permite el control remoto del paciente gracias a la transmisión directa y en línea del electrocardiograma, que se envía cada noche a través de Internet a una página web y que el personal de enfermería consulta a la mañana siguiente.

En caso de que se produzca alguna emergencia, el dispositivo puede programarse para que envíe una alerta a través de un mensaje corto de texto (SMS), lo que haría posible una reacción inmediata.

Se calcula que en España existen unas 500.000 personas con una insuficiencia cardíaca severa, de las que unas 100.000 están afectadas por una asincronía eléctrica, por lo que podrían ser candidatos a un dispositivo como el presentado hoy.

Los afectados de insuficiencia cardíaca tienen un alto riesgo de morir de muerte súbita, que en España causa cada año el fallecimiento de 35.000 personas, 3.500 en Cataluña.

Brugada ha subrayado que una de las ventajas del dispositivo es que ofrece al paciente una seguridad casi completa de que su corazón está bajo control y de que pueden detectarse de inmediato incluso fallos del propio aparato (como la falta de batería o la desconexión de un cable), lo que es imposible hacer con los desfibriladores que no incluyen un sistema de transmisión automática de datos.

El aparato, fabricado por la empresa alemana Biotronik, permite también identificar patologías, prevenir el empeoramiento de las condiciones cardíacas y mejorar la calidad de vida de los enfermos.

El paciente al que se ha colocado el nuevo dispositivo es un hombre diagnosticado de una insuficiencia cardíaca por miocardiopatía dilatada, una enfermedad en la que se reduce la capacidad del corazón para bombear sangre a causa de la dilatación del ventrículo izquierdo.

La intervención para implantarle el desfibrilador duró dos horas y tras un postoperatorio de un día se fue a su casa con su medicación habitual.

El desfibrilador utilizado por el Clínico incorpora una batería de larga duración, de unos diez años, lo que mejora la calidad del vida del paciente, que evitará tener que renovarse el aparato en un corto plazo de tiempo.

El doctor Brugada ha advertido de que los centros hospitalarios se enfrentarán en los próximos años al reto de gestionar la ingente cantidad de datos sobre el estado de salud de sus enfermos con insuficiencia cardíaca severa una vez se generalice este tipo de dispositivos en línea, lo que ha calculado que ocurrirá en un par de años.

Pese a todo, ha destacado la ventaja que supone este aparato para abordar el control de los enfermos de insuficienca cardíaca, afección que, según ha dicho, "mata más que el cáncer".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad