Miércoles, 16 de Abril de 2008

El fiscal del TSJ no ve error judicial en el crimen de Alovera y cree que la mujer estaba protegida porque vivía con un militar

EUROPA PRESS ·16/04/2008 - 14:47h

Pepe Zamora / EFE - Compañeros del teniente Andrés Marzal asesinado en Alovera, a la salida del funeral celebrado 11 de abril en el tanatorio de Guadalajara.

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJC-M), José Martínez Jiménez, aseguró hoy que sería aventurado calificar como un error judicial el crimen de la semana pasada en Alovera y añadió que la mujer asesinada por su ex marido "tenía el suficiente grado de protección porque convivía con una persona que era militar".

En rueda de prensa, Martínez Jiménez explicó que se trata de una situación que "como mínimo, hay que investigar porque el funcionamiento de la Justicia ha quedado en entredicho" y añadió que la mujer tenía el suficiente grado de protección "porque convivía con una persona que era militar y, además, con más grado que su acosador", aunque también matizó que "cuando un agresor está dispuesto a matar y morir es muy difícil evitarlo".

El fiscal reconoció, no obstante, que si el autor de las muertes de Alovera, que posteriormente acabó también con su vida, hubiese estado en prisión preventiva, éstas no se hubiesen producido.

"Más que incidir en el alejamiento habrá que aumentar la prisión preventiva"

En ese sentido, dijo que probablemente en el futuro "más que incidir en el alejamiento habrá que aumentar la prisión preventiva", aunque matizó que existe el riesgo de establecer medidas desproporcionadas para caso concretos.

"Por eso debemos detectar el error judicial para reprimirlo y sancionarlo", destacó, pero siempre partiendo de que se trata de una excepción porque si se constata que existe un funcionamiento anómalo de la Justicia "es cuando debe intervenir la Administración para aportar los medios suficientes como para que dejen de producirse los errores judiciales".

El CGPJ tampoco ve errores

Hace unos días, el servicio de Inspección del CGPJ (Consejo General del Poder Judicial) anunció que elaborará un informe sobre el crimen de Alovera, pero la investigación no es "disciplinaria" porque, según declaró ayer el portavoz del CGPJ, Enrique López, "en principio no se detecta un funcionamiento anormal de la Justicia".

El 10 de abril el militar Javier L. C., de 34 años, asesinó a su ex pareja y a su compañero sentimental, A. M. J., también militar. El hijo de cuatro años de la pareja, del que se hicieron cargo los servicios sociales de la comunidad, presenció lo ocurrido.

Noticias Relacionadas