Miércoles, 16 de Abril de 2008

El Guggenheim Bilbao despide a su director financiero por desfalco

Roberto Cearsolo sustrajo casi medio millón de euros y devolvió 300.000 al ser descubierto

EFE ·16/04/2008 - 13:03h

El Museo Guggenheim-Bilbao ha despedido y denunciado a su director financiero, Roberto Cearsolo -que llevaba desde 1997 en el cargo-, por un presunto desfalco de casi medio millón de euros.

El director financiero, según Vidarte, devolvió al museo casi 300.000 euros cuando fue descubierto el presunto desfalco.

Las irregularidades financieras y contables que el Museo relata en su denuncia ante el Juzgado se empiezan a detectar a comienzos del mes de abril de 2008. El día 3 de ese mes "se recibe en el Museo una comunicación del TVCP solicitando una documentación económica de operaciones llevadas a cabo por la sociedad Tenedora."

En los días sucesivos "se detectan las primeras irregularidades en la documentación contable y de archivo de la sociedad", relata el museo.

Ante estos indicios se solicitan a una  entidad financiera extractos bancarios correspondientes al año 2005, comprobándose la existencia de transferencias de dinero desde la cuenta de la Tenedora a otras cuentas ajenas a la sociedad sin justificación.

El viernes 11 de abril, se recibe una carta del abogado de Cearsolo en la que confiesa haberse apropiado en su propio beneficio "desde el año 1998" por un importe total de 486.979,38 euros. 

Devoluciones 

Junto a la carta adjuntaba un cheque por importe de 251.900 euros con el objetivo de "reintegrarparte de las cantidades" de las que ha dispuesto y refería en la misma el compromiso a devolver la cantidad  restante sustraída en un plazo "no superior a tres meses". Con fecha 15 de abril hace entrega de una segunda aportación económica por importe de 36.000 euros.

Alteración de documentación contable 

No era lo único: el ex-Director de Administración y Finanzas reconocía en su escrito que, con el objetivo de ocultar las cuantías sustraídas, alteraba la documentación contable y financiera de ambas sociedades manipulando los libros, falseando el contenido de extractos bancarios y suplantando la firma autorizada.

El Museo Guggenheim Bilbao se ha comprometido a "llegar hasta las últimas consecuencias en el esclarecimiento de los hechos, actuando con la máxima transparencia en la defensa del interés público".