Miércoles, 16 de Abril de 2008

Solbes abre la mano y sacrificará el superávit

El vicepresidente confía en tener que utilizar el superávit sólo durante "unos trimestres" y que en 2010 y 2011 se recuperen tasas de crecimiento del Producto Interior Bruto en el entorno del 3%.

BELÉN CARREÑO ·16/04/2008 - 10:38h

"Entiendo la preocupación del gobernador del Banco de España [Miguel Ángel Fernández Ordóñez] pero también creo que hay margen para optar por medidas discrecionales". Con un tono aún más cadencioso de lo habitual, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, formulaba ayer este sí pero no a la llamada a la contención del gasto que Fernández Ordóñez había realizado en la jornada anterior.


Solbes y Fernández Ordóñez compartieron escenario en sus intervenciones, el XV Encuentro Financiero organizado por ABC y Deloitte, pero transmitieron una idea muy diferente de cómo manejar la desaceleración económica. Donde el gobernador del Banco de España pidió medidas estructurales, contención del gasto público y respeto al superávit, Solbes habló de actuaciones de impacto inmediato, políticas expansivas y riesgos de relajación presupuestaria.


A lo largo de su intervención, el vicepresidente económico presumió ante lo más selecto del sector financiero español de su principal orgullo en la legislatura: el superávit presupuestario logrado año tras año. Pero también recordó que este "colchón" no tiene "valor por sí mismo" si no se aplica en situaciones de dificultad como la actual.
Solbes entiende que ha llegado el momento de utilizar la despensa "de forma tasada y juiciosa", aunque con ello se corra el riesgo transitorio de entrar en "cierta relajación presupuestaria".


Sin atreverse a hablar de déficit -"no debería haberlo en ningún trimestre, pero depende del crecimiento"-, Solbes defendió que por el momento hay que olvidarse de seguir aumentando el superávit. Lo importante ahora es que el presupuesto contribuya a atenuar la desaceleración económica. Y para aplacar posibles suspicacias sentenció: "nos aseguraremos de que el crecimiento del gasto sea el adecuado".


Crecimientos al 3%
Pese a aceptar el sacrificio a corto plazo del superávit, el ministro recordó que la estabilidad presupuestaria es un principio "básico" a lo largo del ciclo y que tan pronto como la situación "se normalice" se intentará volver a llenar la hucha. El Gobierno espera que esto se consiga entre 2010 y  2011, cuando el PIB vuelva a crecer en "el entorno del 3%", y esto permita acumular un superávit similar al actual (2,2% de la economía).


En este sentido, el vicepresidente reconoció que la economía en el primer trimestre de 2008 ha crecido a una tasa "bastante inferior" al 3,5% de los últimos tres meses de 2007. Pese a ello, reiteró que las predicciones del FMI de que España crecerá este año un 1,8% están "muy a la baja".


En cuanto a las medidas concretas que se aprobarán el viernes en el Consejo de Ministros, lo que han denominado "plan de choque", Solbes reconoció que el grueso ya ha sido desgranado. Además de recordar la aprobación de la deducción de 400 euros del IRPF, hizo hincapié en la reinserción laboral, "lo más rápida posible" de los parados del sector de la construcción y en la agilización de obra pública. 

Noticias Relacionadas