Miércoles, 16 de Abril de 2008

Higueras le pone los pies en la tierra

Federer acude al técnico español para cubrir sus déficits sobre una superficie en la que no puede ante Nadal

MIGUEL ALBA ·16/04/2008 - 07:53h

Federer e Higueras, durante un entrenamiento en Estoril. AP

A él acuden los tenistas que necesitan un cambio de dinámicas. Un nuevo gesto que recomponga unos golpes con necesidad de nuevos horizontes. Y, en el caso de Pepe Higueras, el objetivo de sus consejos es común: Roland Garros. "¿Qué tengo que hacer para ganar en París?", le preguntó hace dos décadas Michael Chang. "Golpear sobre tierra como aún crees que no puedes hacerlo. Para eso, necesitas dos años", le contestó Higueras, semifinalista en Roland Garros en 1982 y 83. El plazo se cumplió con el tenista que consideraba que Dios era el que decidía si tenía que
ganar o perder.

Federer no tiene tanto tiempo. Y Dios parece haberse olvidado de él (desde 1999, un número 1 no había empezado tan mal el año). La rivalidad con Nadal, de la que Vilas y Borg consideran que ambos crecerán como tenistas, le apremia. Más que nada porque en tierra batida sus argumentos son insuficientes ante Rafa. Todos los experimentos de su laboratorio han fracasado: desde encerrarse un mes en una pista de tierra con un juvenil zurdo que calca el drive liftado de Nadal, a eternos entrenamientos pegando sólo de derecha.

En busca de un referente

La aparición de Higueras implica un cambio de actitud de Federer. Llevado por la inercia de los resultados, el suizo ha ido por libre desde que el pasado mayo dejó de aconsejarle Tony Roche. Una situación que en el circuito nunca ha funcionado. "Cuando un jugador entra en una dinámica negativa, necesita un referente en la grada con el que discutir. Un estímulo para reaccionar", mantiene Antonio Martínez Cascales, técnico de Ferrero. En el caso de Higueras, el estímulo es sinónimo de disciplina.

Sus consejos sólo han fracasado e Roland Garros con Sampras 

"Si me has llamado, es porque tienes un problema y piensas que yo puedo solucionarlo. Pues, entonces, tienes que hacer todo lo que yo te diga". La filosofía de Higueras no funcionó con Sampras, más que nada porque Pistol Pete entrenaba por impulsos. Todo lo contrario que Federer, aunque la convivencia será esporádica. Los consejos se condensarán en pocas semanas (la actual de Estoril, Roma y París), como sucedió con Moyá o Bruguera. "Sé tú mismo y olvídate del suelo que pisas". Fue su primera lección al suizo.

Noticias Relacionadas