Miércoles, 16 de Abril de 2008

Un coche "razonablemente competitivo"

VÍCTOR SEARA ·16/04/2008 - 07:41h

MEJORAS A GOGÓ

De todo un poco.

El que no lleva una aleta, muestra un soporte o un agujero en la carrocería. Lógicamente, las innovaciones más observadas por los muchos aficionados presentes en Montmeló fueron las del Renault R28 de Fernando Alonso, que ayer marcó el sexto mejor tiempo final, pero que puede considerarse el tercero en realidad, ya que, de los que se colaron por delante del asturiano, no todos han corrido en las mismas condiciones.

Al margen de la enorme cantidad de novedades puestas sobre los coches en esto entrenamientos, algunos utilizaron los neumáticos lisos que volverán a la F-1en 2009. Y estos, claramente más veloces que las ruedas rayadas, fueron montados en algunos de los coches que quedaron por delante de Alonso. Menos por el Ferrari de Massa y el McLaren de Hamilton.

Contando todo eso, el balance inicial puede considerarse positivo. Lo bueno es que hay mejora en Renault, y se nota. Lo que más llama la atención es la aparatosa aerodinámica ensayada, con un capomotor desaforadamente grande. Menos visible, hay que sumar la utilización del nuevo amortiguador inercial trasero y una suspensión revisada. La ganancia se cifra en unas cuatro décimas, algo nada desdeñable.

SUSTO A LAS TRES

El Renault se paró.

Las caras en el equipo de Alonso eran de optimismo moderado, pero no todo fue alegría en el box de Renault, ya que a eso de las tres de la tarde el propulsor del R28 enmudeció. Saltaron las alarmas, pero todo se tranquilizó de inmediato, cuando se conoció que estaba al límite del kilometraje.

Se reemplazó y siguió la marcha. "Sentí bien el coche y nos pareció razonablemente competitivo", confesó Alonso al concluir la sesión. Hoy, buscará algunos límites en el bólido con el que tiene que apañárselas hasta el final de temporada.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad