Martes, 15 de Abril de 2008

Ban Ki-moon dice que hablará con el Papa Benedicto XVI de pobreza y cambio climático

EFE ·15/04/2008 - 19:03h

EFE - Uno de los asuntos candentes que le espera es la ola de escándalos sexuales entre los sacerdotes, que empezaron a salir a la luz en 2002 y que han dejado como herencia una Iglesia con problemas económicos -debido a las indemnizaciones millonarias que ha tenido que sufragar- y un alejamiento de parte de sus fieles.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo hoy que la erradicación de la pobreza, el cambio climático y el dialogo entre civilizaciones centrarán su reunión el viernes con Benedicto XVI.

Ban aseguró hoy, durante un encuentro con la prensa, que "tiene ganas" de encontrarse con el Papa cuando visite la sede de las Naciones Unidas, para seguir con sus conversaciones sobre asuntos de interés común.

"En los tiempos que corren afrontamos muchos desafíos y necesitamos el firme apoyo espiritual del Papa", indicó.

El responsable de la ONU recordó que el viernes hará exactamente un año de la reunión que sostuvo con el Papa en Ciudad del Vaticano, pocos meses después de tomar las riendas del organismo internacional.

Fue en esa ocasión que Benedicto XVI aceptó la invitación que le cursó Ban, quien reiteró la ya hecha por su antecesor Kofi Annan, para pronunciar un discurso ante la Asamblea General del organismo multilateral, en el que el Vaticano tiene el estatuto de país observador.

A diferencia de sus predecesores, Benedicto XVI no pronunciará el discurso en octubre, cuando se reúne la Asamblea General en su sede de Nueva York, debido, según el Vaticano, a que casi coincidiría con las elecciones estadounidenses previstas para principios de noviembre.

El Vaticano ha señalado que Benedicto XVI aprovechará su primera visita a las Naciones Unidas para promover la paz y los derechos humanos, así como para acelerar el diálogo entre las diferentes culturas y religiones.

Además de dirigirse a la Asamblea General, Joseph Ratzinger se reunirá con el presidente de turno de ese órgano, el macedonio Srgjan Kerim, escuchará un coro infantil y pasará por la sala de meditación de la institución multilateral.

Esta será la cuarta visita de un pontífice a las Naciones Unidas, después de la de Pablo VI en 1967 y las de Juan Pablo II en 1979 y 1995.