Martes, 15 de Abril de 2008

Brasil es el nuevo El Dorado para las empresas petroleras

Brasil es samba, fútbol y ahora petróleo. Repsol, que ha sido castigada por el mercado en los últimos años por sus negocios en Argentina, ha realizado un fichaje de lujo en el mercado brasileño. El nuevo crack de la petrolera española se llama "Carioca".

DAVID ANGLÉS ·15/04/2008 - 23:08h

Se trata de un yacimiento de petróleo aguas adentro, frente a las costas de Río de Janeiro, que podría llegar a elevar en un 30% las reservas probadas de petróleo de Repsol. El presidente de la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil, Haroldo Lima, se fue de la lengua el lunes y aseguró que el yacimiento podría contener unos 33.000 millones de barriles de petróleo, lo que lo convertiría en el tercero mayor del mundo.

Aunque la empresa estatal brasileña Petrobrás (que controla un 45% del campo Carioca) y la propia Repsol (con un 25%) aseguraron que aún no se han cuantificado las reservas, el mercado dio crédito a las palabras de Lima. Los títulos de Repsol ganaron un 9,28% (subieron casi un 14% en la apertura) y cerraron en 25,68 euros por acción. Se trata de la mayor subida diaria para los títulos de la petrolera desde agosto de 2000. En Brasil, el ministro de Planificación, Paulo Bernardo Souza, criticó el anuncio realizado por Lima y pidió que la comisión del mercado de valores actúe. El regulador bursátil invetigará si alguien se ha beneficiado indebidamente.

Para Isidro del Álamo, analista de Venture Finanzas, si se confirma la magnitud del hallazgo, esto supondría añadir entre dos y tres euros más por cada acción de Repsol sobre su precio objetivo, que esta firma sitúa en 26 euros. "Es una muy buena noticia para Repsol porque supone elevar sus reservas y aumentar la visibilidad de su negocio para el futuro", explica del Álamo. La vida media de las reservas de Repsol es de 6,3 años en la actualidad, frente a entre 10 y 12 años para otras petroleras de tamaño similar.

Dudas

A medida que avanzaba el día, los analistas comenzaban a dudar de que realmente el pozo Carioca pudiera llegar a contener 33.000 millones de barriles. Muchos expertos afirman que esa cantidad podría ser una previsión acertada para todo el sector conocido como "Pan de Azúcar" (del que forma parte el pozo Carioca). Según UBS, incluso si los 33.000 millones de barriles se reparten entre todos los pozos de la zona, el aumento de reservas de Repsol equivaldría a una ganancia de 1,9 euros por acción para Repsol, un incremento que el mercado parece haber recogido ya.

En cualquier caso, como destaca un informe de Citigroup, Repsol es, después de Petrobrás, la empresa con mayor participación en términos de acres explorados en las tres grandes cuencas atlánticas brasileñas en las que se está explorando en busca de petróleo (Campos, Santos y Espirito Santo). La actividad en Brasil, pronostica Citi, será una fuente de noticias importante para Repsol. En la primera mitad de este año comenzará la perforación de Saleta, un pozo en el que Repsol cuenta con una participación del 50%. En el primer trimestre comenzaron los trabajos de exploración de Guara (otro pozo dentro de Pan de Azúcar) y en 2009 se empezará a perforar en el complejo Iguazú. En cada uno de estos últimos campos, la petrolera española cuenta con una participación del 25%.

Aunque Repsol se niega a dar previsiones sobre el potencial de estos yacimientos, fuentes de la compañía destacan que las primeras exploraciones en el pozo Carioca han evidenciado que el petróleo de la zona es de buena calidad, un crudo relativamente ligero. "Como Petrobrás mantiene el control de estas explotaciones, no hay riesgo de que Repsol sufra allí nuevas expropiaciones como en Venezuela o Bolivia", señala del Álamo. El precio del petróleo sigue sin dar tregua y ayer marcó un nuevo récord. El barril de crudo pesado del Mar del Norte Brent, que se utiliza como referencia en Europa, superó por primera vez los 112 dólares y cerró en 111,31 dólares. Por su parte, el petróleo ligero West Texas, el indicador del mercado estadounidense, repuntó un 1,8% hasta los 113,79 dólares por barril. El mal tiempo obligó a cerrar varias instalaciones en el Golfo de México. El mercado teme cualquier interrupción en el suministro y muchos inversores acuden al petróleo para protegerse de la debilidad del dólar. Los expertos recuerdan que en mayo comienza el periodo de más consumo de gasolina en EEUU, lo que contribuirá a que los precios se mantengan altos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad