Martes, 15 de Abril de 2008

El Banco de España pide a Solbes que contenga el gasto

El gobernador sugiere que el BCE no bajará tipos hasta mediados de 2009.

VIRGINIA ZAFRA ·15/04/2008 - 22:32h

La economía española está en franca desaceleración y la crisis financiera mundial ha llegado en el momento más inoportuno para el sector inmobiliario español.

Ésa es la lectura que hace el Banco de España de la situación actual. Para intentar que este proceso sea lo menos dañino posible, afecte al empleo lo mínimo inevitable y la recuperación se produzca cuanto antes, el gobernador, Miguel Angel Fernández Ordóñez, se atrevió ayer a dar unos consejos al recién confirmado vicepresidente económico, Pedro Solbes, quien precisamente este viernes llevará al Consejo de Ministros un plan de choque con una inyección de 10.000 millones de euros.

A su juicio, lo más recomendable en este caso es dejar que actúen por sí solos los mecanismos automáticos en lugar de intentar combatir la situación aumentando el gasto público y reduciendo los impuestos.

Pero como el incremento de los costes será inevitable por el crecimiento de los subsidios de desempleo, entre otros factores, el organismo estima necesario que, además, se reduzca el presupuesto de las distintas Administraciones Públicas en aquellas rúbricas en que sea posible.

En resumen: contención máxima del gasto público, con el objetivo de salvar algo del superávit actual, que aun así podría casi desaparecer en 2009.

Además, el Banco de España pide más medidas para aumentar la competencia y la flexibilidad en la fijación de salarios y precios. Fernández Ordóñez aboga por cambiar la forma de fijar los salarios y que dejen de actualizarse conforme a la inflación.

Su filosofía es: cuanto menos crezcan los salarios menos destrucción de empleo se producirá.

Además, dice que así se evitará que siga subiendo la inflación, un indicador que ha llegado ya al 3,5% en la Unión Europea y que no bajará del 2% hasta bien avanzado 2009.

¿Resultado? El BCE no recortará probablemente hasta entonces los tipos de interés, según sugirió Fernández Ordóñez tras su participación en el XV Encuentro del Sector Financiero, organizado por Deloitte y ABC.

Frente a las recetas contra la desaceleración, el gobernador admitió que las autoridades poco pueden hacer contra la crisis financiera. A su juicio, las entidades nacionales están bien preparadas para afrontar la crisis pero no son inmunes, porque se enfrentan a una subida de la morosidad y a serias dificultades de captación de fondos en los mercados internacionales, que si se prolongan en exceso pueden provocar problemas en la financiación exterior de la economía.

Mensajes de Fernández Ordóñez

«La subida de la morosidad debería verse con moderada preocupación»

«Las familias sólo dejan de pagar sus hipotecas en condiciones extremas»

«No vamos a cambiar en absoluto el sistema actual de provisiones de la banca»

«El Gobierno no debe caer en el error del proteccionismo»
 

Quintás pronostica que la morosidad se triplicará 

 El presidente de la patronal de cajas, Juan Ramón Quintás, cree que la morosidad de las entidades financieras españolas alcanzará el 3% a final de 2009, lo que supone triplicar la tasa actual.

Esta estimación, que contempla alcanzar el 2% a final de este año, se cumplirá si la economía nacional crece entre el 1,8% y el 2,2% en 2008, según Quintás, quien cree que en ese caso la crisis se pasaría “casi sin enterarnos”.

Sus cálculos contemplan, además, un incremento del crédito de entre el 8% y el 10%, que se puede financiar perfectamente sin acudir a los mercados internacionales de fondos, que están prácticamente cerrados.

Aunque el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) está convencido de que las entidades españolas están bien preparadas, el presidente de Caja Castilla-La Mancha, Juan Pedro Hernández Moltó, aseguró que las nuevas exigencias obligará a que se produzcan fusiones entre cajas, incluso de diferentes comunidades autónomas.