Martes, 15 de Abril de 2008

«Ojalá me devolvieran la salud»

Vicenta Naranjo, demandante por Vioxx en España

AINHOA IRIBERRI ·15/04/2008 - 22:59h

1. ¿Cuándo y por qué empezó a tomar Vioxx?
Yo tengo artrosis y, por esta enfermedad, tenía una necrosis en la cadera, provocada por un derrame que no se localizó. El traumatólogo me mandó Vioxx, que había salido hace unos meses, porque no daba problemas al estómago. Lo tomé de 2000 a 2003, cerca de tres años. 

2. ¿Cuándo empezó a tener problemas?
Mientras estaba tomando Vioxx, yo notaba que me subía la tensión y que estaba algo inestable, pero también que se me quitaba el dolor. Pero los verdaderos problemas empezaron cuando dejé de tomarlo, porque decidí operarme. Primero sufrí vértigos; más adelante, arritmias; me fatigaba y tenía problemas en el oído. Tuve infartos cerebrales y ahora son crónicos, por lo que voy al neurólogo. Yo antes sólo tenía artritis y el colesterol un poco elevado. Ahora, a mis 69 años, no estoy bien de salud.

3. ¿Y cuándo pensó que los problemas tenían relación con el medicamento?
Al principio, no lo achaqué al Vioxx. Pero los problemas seguían y hablé con una amiga de Valencia que también tenía problemas y usaba el fármaco. Ahí empecé a sospechar. Después, leí un artículo del responsable de la farmacia del Hospital Vall d'Hebrón, el doctor Laporte, en el que se decía que el fármaco podía dar problemas. Conseguí su teléfono y le llamé bastante desesperada. Él me dijo que mis problemas podían estar relacionados con el Vioxx pero que debía hacerme pruebas si quería demostrarlo. Después vi en la televisión que lo habían retirado y que en EEUU había muchos afectados y entonces ya lo tuve clarísimo y me decidí a denunciar, de la mano del abogado Eduardo Güells.

4. ¿Han demostrado los médicos sus sospechas?
Un médico me ha confirmado que tengo el laberinto dañado por intoxicación del medicamento y también que éste causó mis ataques cerebrales. Todo lo voy a usar en el juicio.

5. ¿Qué espera conseguir si gana el juicio?
Ojalá me devolvieran la salud, pero sé que eso no puede ser. Yo voy a dos médicos privados que me están costando dinero así que, al menos, espero que me puedan compensar. A la cárcel, sé que no irán.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad