Martes, 15 de Abril de 2008

Las razones que han inclinado la balanza en Italia

El populista Berlusconi encarna para los italianos la estabilidad política.

MAR CENTENERA ·15/04/2008 - 21:02h

¿Nadie se esperaba una victoria tan clara de Berlusconi. ¿Qué ha decantado la balanza?

El electorado italiano ha considerado que el líder conservador encarna mejor el deseo de estabilidad política -es el único que ha completado una legislatura- y de mejora económica con su popular promesa de rebajar impuestos.

En el cambio de Gobierno ha influido la mala situación económica que atraviesa el país, acentuado en los dos últimos años por las decisiones impopulares tomadas por la Unión, y las luchas internas en la coalición de centroizquierda, que propiciaron la caída del Ejecutivo de Romano Prodi cuando sólo había agotado un tercio de su mandato.

Walter Veltroni no ha podido remontar. ¿Ha fracasado su mensaje de cambio?

El líder del Partido Democrático (PD) "no ha conseguido hacer olvidar del todo el Gobierno de Prodi", escribió ayer el analista Massimo Franco en Il Corriere della Sera. Veltroni ha logrado disminuir de 22 a 9 puntos la ventaja inicial de Berlusconi gracias al voto útil de la izquierda -para evitar el retorno de Il Cavaliere- pero no ha convencido al electorado de centro. Igualmente, hay cierto escepticismo hacia la pretendida unidad del PD y se teme que haya escisiones.

¿Quiénes han votado a la Liga Norte, cuyos resultados electorales se han doblado y superan el 8%?

A los votantes tradicionales, federalistas del próspero norte de Italia, se les ha sumado parte de la clase trabajadora, que se ha sentido traicionada por la izquierda por haberles ignorado y manipulado. "Los trabajadores ya no votan a la izquierda. Es la Liga su partido", dijo ayer su secretario general, Umberto Bossi. Las encuestas le dan la razón en ese traspaso de voto.

Por primera vez desde el fin de la dictadura de Mussolini, la izquierda no está en el Parlamento.

La coalición de la Izquierda Arco Iris, bajo la que concurrían partidos comunistas y ecologistas, se ha visto perjudicada tanto por el voto útil al PD, de centroizquierda, como por el voto de castigo del que se ha beneficiado la Liga Norte tras la pérdida de poder adquisitivo y de derechos sociales de las clases populares. Su líder, Fausto Bertinotti, anunció ayer su dimisión admitiendo que el descalabro electoral "se debe a que la izquierda no ha sabido entender los cambios de la sociedad italiana".

De las elecciones sale una Italia bipartidista. ¿Se ha europeizado?

El bipartidismo que ha nacido en estas elecciones -los dos grandes partidos suman el 70% de los votos- y que los expertos predicen que se consolidará en los próximos años, es la señal más clara de la europeización de la política italiana. También lo es el descenso progresivo de la participación y el descrédito hacia la clase política. "Nos hemos convertido en europeos. Una campaña electoral aburrida, por lo tanto auténticamente democrática", ironiza Massimo Gramellini en La Stampa.


Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad