Martes, 15 de Abril de 2008

Los ministros ultiman sus planes de trabajo y sus equipos de confianza

EFE ·15/04/2008 - 22:08h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (c), posa junto a todos los ministros del Gobierno.

Los ministros del nuevo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero han comenzado hoy su andadura en los respectivos departamentos diseñando sus planes de trabajo y ultimando los equipos confianza que les acompañarán en la tarea que tienen por delante.

Algunos de estos cargos de confianza han tomado posesión hoy, como Diego López Garrido en la Secretaría de Estado para la UE; Josefina Cruz y Víctor Morlán en las de Infraestructuras y Planificación y Relaciones Institucionales, respectivamente, o Mercedes Elvira en la de Administración Pública.

La próxima reunión del Consejo de Ministros, el viernes, podría acordar el nombramiento de más altos cargos que completen la nueva estructura de Gobierno con la que Rodríguez Zapatero quiere afrontar la legislatura.

Uno de sus nuevos ministros, el de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián, ha madrugado esta mañana para despedirse de sus alumnos de primer curso de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Complutense, a los que ha impartido "Introducción a la Economía".

Sebastián les ha asegurado que "ha sido un placer" darles clase y, en tono de broma, les ha dicho que quizá podría volver a ser su profesor porque "dentro de cuatro años, aún los pillaré en quinto".

Otros, como la titular de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, se han enfrentado por primera vez a los periodistas en rueda de prensa, donde ha insistido en la cooperación entre sectores, ministerios y administraciones en materia de I+D+i.

Este nuevo departamento se propone, en palabras del nuevo secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez, rejuvenecer el personal investigador y favorecer la movilidad del personal científico entre la empresa privada, los organismos públicos de investigación y la Universidad.

Tres veteranos miembros de los gabinetes de Zapatero -Magdalena Álvarez, Miguel Ángel Moratinos y Elena Salgado- han presidido esta mañana las tomas de posesión de algunos de sus "segundos" y han aprovechado para explicar las líneas generales de sus políticas.

Así, la titular de Fomento, Magdalena Álvarez, ha considerado vigente el reto que ya se planteó en la anterior legislatura: "transformar al país a través de las infraestructuras del transporte", especialmente a través del AVE, cuyas tres últimas líneas inauguradas han utilizado ya más de 1,5 millones de viajeros en cuatro meses.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha hecho un llamamiento a todas las fuerzas políticas, y en especial al PP, para fijar con ellas los principios y orientaciones de la política exterior.

Elena Salgado, titular de Administraciones Públicas, se ha comprometido a llevar a cabo los "deberes" que ha puesto el presidente del Gobierno y que pasan por "acelerar el ímpetu reformista de la Administración General del Estado".

Pendiente de otros nombramientos, hoy se ha conocido que Consuelo Rumí continuará al frente de la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración, cargo que ocupa desde 2004 y que el nuevo ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quiere que mantenga.

Mientras tanto, se suceden las reacciones al nuevo gabinete dado a conocer el sábado por Zapatero, entre ellas las del Ejecutivo vasco, cuya portavoz, Miren Azkarate, ha expresado su deseo de que el nuevo Gobierno "no utilice de forma electoralista" el diálogo y la búsqueda de acuerdos para conseguir la paz y la convivencia.

Desde Canarias, su presidente, Paulino Rivero, ha valorado la predisposición del Ejecutivo al diálogo con su comunidad.

Algunas decisiones del Gobierno, como la anunciada de renovar a Cándido Conde-Pumpido como Fiscal General del Estado, han sido criticadas por el PP, que cree que Zapatero ha decidido "sostenella y no enmendalla", mientras que "a lo mejor tenía que haber enmendado algo".

IU, según su líder, Gaspar Llamazares, ha observado un giro hacia el centro, y "a veces hacia el centro-derecha", del Gobierno, que tiene mucho de "zapaterista" y de "presidencialismo adornado de modernidad".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad