Martes, 15 de Abril de 2008

Caja Madrid gana un 7,9 por ciento más en el primer trimestre pero duplica la morosidad

EFE ·15/04/2008 - 14:38h

EFE - Logotipo de Caja Madrid en la fachada de la sede, situado en el Paseo de la Castellana de Madrid, en la zona de los bajos de Azca.

Caja Madrid obtuvo durante los tres primeros meses del año un beneficio neto atribuido de 353,6 millones de euros, un 7,9 por ciento más que en el mismo periodo de 2007, aunque vio cómo su tasa de préstamos morosos se duplicó en variación interanual.

Un día después de anunciar que sacará a bolsa una corporación empresarial previsiblemente en noviembre y de que comprará uno de los mayores bancos de Florida, la caja dio a conocer que los créditos a clientes crecieron el 13,3%, hasta 109.417 millones de euros, gracias sobre todo al alza del 24,4% en los préstamos a empresas, mientras que los hipotecarios avanzaron sólo un 6,9%.

La caja confió en cerrar 2008 con un crecimiento del beneficio neto de un dígito, a pesar de la actual situación económica de "incertidumbre" y del aumento de la morosidad, que, a juicio de la entidad, sigue "moderada".

La tasa de mora de la caja subió hasta el 1,36% en el primer trimestre, casi el doble que la tasa que registró en el mismo periodo de 2007, que fue del 0,70%, debido, según la entidad, al "incremento de los tipos de interés y del desempleo".

Para la caja esta cifra no es "dramática" dado el colchón de provisiones con que cuenta, aunque admitió que ese ratio se seguirá moviendo "más al alza que a la baja" en los próximos trimestres.

De hecho, "ante el complejo escenario de incertidumbre con que se ha iniciado el ejercicio 2008" ha decidido destinar en los tres primeros meses 50 millones a dotaciones cautelares, con lo que este tipo de dotaciones alcanzan ya los 750 millones.

Pese al aumento de los préstamos morosos y a un primer trimestre "complejo", la entidad consideró que ha registrado unos resultados "de calidad y con un crecimiento equilibrado", lo que le ha permitido "fortalecer su cómoda posición de liquidez", que alcanza ya los 11.000 millones de euros.

Tras la presentación de estos resultados, el presidente de la entidad, Miguel Blesa, informó a la prensa de que la salida a bolsa de la corporación financiera -"Proyecto Cibeles"-, aprobada ayer por el Consejo de Administración, se hará "en noviembre si el mercado lo permite".

Blesa explicó que, con el consentimiento del Banco de España,la entidad sacará a bolsa alrededor del 30% de una corporación que integra las empresas de servicios financieros diversificados del Grupo Caja Madrid, valorada en 2.500 millones de euros y que nace con unos activos de 20.000 millones y un beneficio neto superior a 200 millones.

Con esta actuación, con la que espera captar en principio 750 millones de euros, la caja desecha la posibilidad de emitir cuotas participativas -instrumentos similares a las acciones, pero sin derechos políticos-.

La oferta se estructurará en dos tramos, uno institucional, al que se reservará entre el 60 y el 80 por ciento de las acciones, y otro para minoristas (clientes y empleados, incluyendo directivos), al que se destinarán entre el 20 y el 40 por ciento.

El presidente de la caja también se refirió a la adquisición del 83% del banco estadounidense City National Bank of Florida por 618 millones de euros, una compra "importante" por la calidad del banco en sí y porque "marca un camino de lo que queremos hacer en el futuro".

De hecho, Blesa aseguró que están buscando nuevas oportunidades de compra de medianas o pequeñas entidades bancarias en Estados Unidos y en Europa del Este, en concreto en Polonia Y Rumanía.

Por otra parte, preguntado por su posición como primer accionista de Iberia, Blesa sostuvo que sabe que Lufthansa "está interesada (en Iberia)", aunque confirmó que todavía no ha comenzado ninguna negociación con la alemana.

El presidente de la caja, que mantiene conversaciones con British Airways, con la que espera llegar a un acuerdo antes del final del primer semestre, insistió nuevamente en que permanecerá como accionista de Iberia, ya que no otorgará a la aerolínea británica "ninguna opción" de compra de su participación de la aerolínea.