Martes, 15 de Abril de 2008

La huelga general convocada en Zimbabue por la oposición tuvo poco éxito

El Movimiento por el Cambio Democrático llamó al parón después de que el Supremo hiciera oídos sordos a su petición de que se publicaran los resultados electorales

EFE ·15/04/2008 - 14:16h

EFE - Policías antidisturbios abandonan las inmediaciones del Tribunal Superior de Zimbabwe en Harare.

Los zimbabuenses respondieron hoy con escaso eco a la convocatoria de una huelga general hecha por la oposición, para presionar en favor de que se difundan los resultados de las últimas elecciones presidenciales.

Unos por necesidad y otros por falta de información, los zimbabuenses continuaron su vida diaria. La actividad en los comercios, en las oficinas y en las zonas industriales fue prácticamente normal, aunque sí se notó un refuerzo policial.

La huelga general fue convocada por el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), que, al igual que el resto de los zimbabuenses, lleva días esperando que la Comisión Electoral difunda los datos del escrutinio de los comicios presidenciales del 29 de marzo pasado. El MDC recurrió primero a la Justicia para que se obligara a las autoridades electorales a difundir los datos, pero un tribunal desestimó ayer la solicitud, por lo que la oposición convocó a la población para protestar quedándose en casa.

En las zonas más transitadas de esta capital, la jornada comenzó con muchos comercios cerrados a primera hora de la mañana, pero paulatinamente fueron abriendo sus puertas como cualquier otro día. En el centro de Harare, las actividades diarias eran normales, mientras que en la zona industrial de esta capital la mayoría de las empresas abrieron sus puertas. Lo que sí se notó fue el aumento de la presencia policial en las calles de Harare, lo que generó una atmósfera de tensión entre los transeúntes, muchos de ellos con gran desconocimiento sobre la convocatoria de la oposición.

"¿De qué huelga me estás hablando? Como ves, yo sigo como todo los días", dijo a Efe Thomas Chauke, un verdulero que ofrecía sus productos en el centro de esta capital. Por su parte, Tendai Zvomuya, un trabajador independiente, dijo que no podía darse el lujo de quedarse en casa. "Tengo que llevar comida a casa todos los días y pagar el colegio de mis hijos. Si me quedo en casa pierdo mi trabajo", agregó.

Bajo amenaza policial

El desempleo en Zimbabue es de cerca del 80 por ciento y la inflación supera el 100.000 por ciento. Esas son dos señales de la crisis económica más grave en la historia de Zimbabue y que, cuando se trata de huelgas, llegan a pesar bastante. Algunos ciudadanos acusaron a la oposición de fracasar en su intento de coordinar bien la protesta.

"El MDC debería haber hablado con los sindicatos para que también convocaran la huelga", dijo a Efe un banquero que prefirió mantener en reserva su identidad. "Mucha gente en este país quiere un cambio lo antes posible, pero tienen miedo de perder su empleo", agregó.

La jornada vino precedida de amenazas policiales de aplastar cualquier intento de crear disturbios. "Sabemos que la oposición quiere causar una innecesaria violencia, pero la policía estará lista", afirmó el portavoz policial Wayne Bvudzijena. Esa no era la intención del MDC, que estaba invitando a la población a quedarse en casa y no salir a las calles para evitar enfrentamientos con la policía. "Todos los zimbabuenses deberían quedarse en casa hasta que la Comisión Electoral anuncie los resultados de las elecciones presidenciales", dijo en un comunicado el portavoz del MDC, Nqobizitha Mlilo.

El MDC acusa al régimen de Robert Mugabe, en el poder desde 1980, de frustrar la voluntad de los zimbabuenses por negarse a anunciar los resultados de los comicios presidenciales. Los miembros de la Comisión Electoral son nombrados por Mugabe.

Según este partido, su candidato presidencia, Morgan Tsvangirai, obtuvo el 50,3 por ciento de los votos, mientras que a Mugabe le atribuye el 43,8 por ciento.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad