Martes, 15 de Abril de 2008

Berlusconi gana por tercera vez y la izquierda comunista sale del Parlamento

EFE ·15/04/2008 - 09:29h

EFE - El magnate italiano conservador de los medios de comunicación Silvio Berlusconi, durante un evento electoral en Roma, Italia.

El líder conservador Silvio Berlusconi, de 71 años, ganó por tercera vez las elecciones generales celebradas en Italia, al lograr la mayoría absoluta tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, donde por primera vez en la historia de la República, no ha entrará la izquierda comunista y socialista

Con los datos del ministerio de Interior al 99 por ciento de los votos escrutados, en la Cámara de Diputados el "Pueblo de la Libertad" de Berlusconi junto a la Liga Norte y al sureño Movimiento por la Autonomía logró el 46,7 por ciento de los votos, lo que le asegura 340 escaños, la mayoría absoluta.

El Partido Demócrata (PD) de Walter Veltroni, de 52 años, e "Italia de los Valores", del ex juez anticorrupción Antonio Di Pietro, lograron el 37,7 por ciento de los votos, lo que se traduce en 241 escaños.

El centrista democristiano UDC, de Pieferdinando Casini, obtuvo el 5,6 por ciento de los votos, lo que le garantiza 34 escaños.

La Izquierda-Arco Iris, cartel electoral del Partido Refundación Comunista, Partido de los Comunistas Italianos y los verdes, sólo logró el 3,1 por ciento, lo que la deja fuera de la cámara baja, al no superar el "listón" del cuatro por ciento que marca la ley para acceder al hemiciclo.

En el Senado, la lista de Berlusconi logró el 47,3 por ciento de los votos, lo que supone 167 senadores.

La de Veltroni obtuvo el 38,1 por ciento (137 senadores) y la UDC el 5,7 por ciento, 2 senadores.

La Izquierda Arco Iris tampoco logró escaño alguno en el Senado, al no alcanzar el mínimo exigido.

En el Senado, los conservadores se hicieron con 12 regiones, mientras que los progresistas de Veltroni ganaron en seis.

Berlusconi pasó la jornada electoral en su casa de Arcore (Milán, norte), con su familia y colaboradores más íntimos. A la espera de su primera rueda de prensa, prevista para hoy a las 15.00 gmt en Roma, sus primeras palabras, por teléfono a un programa de la televisión pública RAI, fueron para subrayar su victoria y mostrarse abierto al diálogo con Veltroni.

Il Cavaliere aseguró que ya tiene en la mente su gobierno, que durará -dijo- los cinco años de la legislatura y del que formarán parte doce miembros, entre ellos al menos cuatro mujeres.

Entre las ministras se da por seguro que se encuentra la que ya fue titular de Igualdad de Oportunidades, Stefania Prestigiacomo.

El ministro de Exteriores será Franco Frattini, actual comisario europeo de Justicia, Seguridades y Libertades.

Dos ministros serán de la Liga Norte, el aliado partido federalista con tintes racistas de Umberto Bossi, gran ganador de los comicios.

Según los medios locales, el nuevo ministro de Interior será el lingüista Roberto Maroni, que ya ocupó ese cargo en el primer gobierno de Berlusconi en 1994.

Como vicepresidente del Gobierno repetirá, según dio a entender, su mano derecha, Gianni Letta, mientras que Gianfranco Fini, su férreo aliado, se perfila como presidente de la Cámara de Diputados.

El futuro primer ministro subrayó que los próximo cinco años de la legislatura serán "duros", pero "decisivos" para la modernización del país.

Aseguró que uno de los primeros problemas que intentará resolver es la situación de Alitalia, cuya venta a los franceses se opone.

El "tsunami electoral" ha dejado fuera del Parlamento además de a dirigentes de los comunistas y los verdes, de los socialistas, de la extrema derecha y a famosos diputados como el transexual Vladimir Luxuria.

Entre los excluidos se encuentran Fausto Bertinotti, hasta ahora presidente de la Cámara de Diputados y líder del partido Refundación Comunista y de la lista Izquierda-Arco Iris, el líder verde Alfonso Pecoraro Scanio y el socialista Enrico Boselli, cuyos partidos han sido "barridos".

Otra víctima destacada es Franco Grillini, presidente de honor del colectivo gay Arcigay y que se presentaba junto a Boselli.

El "tsunami" no sólo arrasó en la izquierda y la extrema izquierda, sino también en la extrema derecha, al dejar fuera del Parlamento a Daniela Santanche, candidata a presidenta por La Destra, así como a sus compañeros de partido Francesco Storace (líder del grupo) y Teodoro Buentempo.

Tras la "debacle", Fausto Bertinotti anunció su dimisión, al igual que Enrico Boselli.

Walter Veltroni reconoció a media tarde del lunes el triunfo de Berlusconi, al que llamó por teléfono y expresó sus deseos de "buen trabajo".

El líder del Partido Demócrata, formación que se presentaba por primera vez a unas generales, destacó que el resultado obtenido es "muy importante" y reiteró la "plena disposición" de su formación a afrontar de manera inmediata las reformas institucionales que necesita el país", entre ellas la ley electoral.

Además del descalabro comunista, el otro dato destacable es la subida espectacular de la Liga Norte, el partido federalista con tintes racistas de Umberto Bossi, aliado de Berlusconi.

La Liga ha sacado, según datos provisionales, el 9,3 por ciento de los votos en la Cámara de Diputados y el 8,2 por ciento en el Senado.

Bossi lo primero que ha dicho es que quieren el federalismo, aunque matizó que su aliado no será "su rehén". Entre sus prioridades citó "poner fin al centralismo" de Roma.

Casini felicitó a Berlusconi, pero ya anunció que no le va a apoyar.