Martes, 15 de Abril de 2008

Delta y Northwest se fusionan para crear la mayor aerolínea del mundo

Sustituirá a American Airlines en el liderazgo de la aviación comercial. Su base de operaciones estará en Atlanta y se llamará Delta, a secas

EFE ·15/04/2008 - 07:25h

EFE - Un mostrador de Delta en un aeropuerto estadounidense.

La compañía aérea Delta anunció hoy que llegó a un acuerdo de fusión con Northwest Airlines que, si es aprobado por las autoridades federales, crearía la empresa de transporte de pasajeros más grande del mundo.

Delta señaló que la firma fusionada, cuyo valor será de 17.700 millones de dólares, tendrá su base de operaciones en Atlanta, Georgia.

Para entrar en vigencia el acuerdo debe ser aprobado por las autoridades, ante la posibilidad de que la fusión suponga una práctica monopolística.

La nueva empresa, que sustituirá a American Airlines como la mayor compañía de transporte aéreo de pasajeros, se llamará Delta y quedará bajo la dirección de Richard Anderson, actual gerente ejecutivo de Delta Airlines.

La fusión ofrecerá mayores opciones de puntos de destino a tarifas competitivas y le permitirá crear una empresa que podrá competir con líneas aéreas extranjeras que en los últimos años han aumentado sus servicios a Estados Unidos.

Adaptación perfecta 

"Habíamos dicho que aceptaríamos la consolidación, si era positiva para todos: Delta y Northwest se adaptan perfectamente", señaló Anderson en un comunicado.

Agregó que la transacción "combina redes que abren un mundo de oportunidades para nuestros clientes y empleados. Estamos creando la mayor línea aérea de EE.UU., financieramente segura, en capacidad de invertir en sus empleados y en sus clientes y creada para progresar en un mercado cada vez más competitivo".

Por su parte, Doug Steenland, gerente ejecutivo de Northwest, indicó que la nueva aerolínea ofrecerá nuevas rutas a América Latina, Europa y Asia, y estará en capacidad de superar los ciclos de crisis y auge de la industria.

800 aviones y 75.000 empleados en todo el mundo 

En conjunto, la nueva empresa proporcionará acceso a más de 390 destinos en 67 países, con una flota de casi 800 aviones y un personal de alrededor de 75.000 empleados en todo el mundo.

La industria de la aviación comercial ha sufrido una serie de altibajos que se hicieron más pronunciados desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 y que se han recrudecido en los últimos meses a raíz del alza de los combustibles.

El anuncio de la fusión fue emitido un año después de que las dos empresas se declararan en quiebra y se acogieron a las disposiciones del Capítulo 11 para protegerse de sus acreedores.