Lunes, 14 de Abril de 2008

Corredor quiere un "pacto estatal" en vivienda

La sucesora de Chacón convocará a las comunidades autónomas en breve

S. R. ARENES ·14/04/2008 - 21:30h

Nerviosa y con la emoción en la garganta, Beatriz Corredor recibió ayer la cartera de Vivienda de manos de Carme Chacón. Momentos antes, su predecesora se explayó en una sentida, pero no triste, despedida y admitió que el problema del acceso a una vivienda digna "sigue ahí". A la nueva ministra le toca asumir esta tarea. Para ello, propuso un "pacto estatal" con el fin de amortiguar los efectos del "ajuste" inmobiliario, sobre todo en el empleo.

La intención de Corredor es convocar "inmediatamente" una conferencia sectorial de vivienda con las comunidades autónomas para proponerles una batería de medidas contra el parón del sector, como ya anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Adoptar medidas es una "tarea prioritaria" para que el "ajuste se haga ordenadamente", especialmente en lo que concierne al empleo, señaló la nueva titular de Vivienda.

Entre las medidas previstas, la hasta ahora portavoz de Vivienda del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid desgranó algunas como la reducción de la carga fiscal en rehabilitación de vivienda, el impulso a la rehabilitación y a la obra pública que corresponda a su ministerio y algunas otras que no entrarían dentro de su competencia, como la ampliación de la hipoteca sin coste para las familias con más problemas económicos.

"Consenso", "colaboración" y "cooperación" fueron las palabras que más repitió Beatriz Corredor en su discurso para implicar a los promotores, a los sindicatos y a los consumidores en su objetivo de luchar contra la crisis inmobiliaria. La ministra, de 39 años, reconoció que los "indicadores dibujan un empeoramiento" en el panorama inmobiliario y admitió también las dificultades para el acceso a una vivienda, "que no ha alcanzado un grado de satisfacción suficiente".

Una de las recetas para que haya más casas asequibles y para reactivar el sector es la construcción de 150.000 viviendas protegidas cada año en los próximos diez ejercicios, promesa electoral del PSOE que ayer recalcó Corredor.

En su toma de posesión del cargo, la ministra se vio arropada por el nuevo ministro de Industria, Miguel Sebastián (procede del equipo que formó para las elecciones al Ayuntamiento de Madrid), además del vicepresidente económico, Pedro Solbes, el secretario de Organización, José Blanco e Inmaculada Rodríguez-Piñero, secretaria de Economía, además del secretario general del PSM, Tomás Gómez.

Promotores preocupados por el parón

No estaban todos los promotores pero sí algunos de los más representativos. No era para menos: asumía el cargo la ministra que tendrá gran parte de las herramientas contra la crisis inmobiliaria. El siempre polémico Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa y del lobby promotor G-14, no faltó al acto. También estaban Rafael Santamaría, presidente de Reyal Urbis, y Manuel Martí, secretario general de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), además de José Manuel Galindo, de la patronal de promotores madrileños, Asprima, que pidió a Beatriz Corredor que no se olvide de la vivienda libre, aunque quiera dar prioridad a la protegida.