Lunes, 14 de Abril de 2008

La central nuclear de Ascó mintió al informar de un escape en noviembre

El Consejo de Seguridad Nuclear ha elevado al nivel 2 el suceso y lo ha calificado de "incidente". Asegura que no hay peligro para los trabajadores pero medirá la radioactividad de 700 personas que podrían estar afectadas.

EUROPA PRESS ·14/04/2008 - 20:20h


El titular de la Central Nuclear de Ascó (Tarragona) dio al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) una estimación inferior del vertido al exterior de partículas metálicas de activación, en el suceso registrado el pasado mes de noviembre. El organismo regulador ha emitido hoy un comunicado en el que afirma que ha elevado a nivel 2 el suceso, calificándolo de "incidente". El CSN trabaja en la apertura de un expediente sancionador y reclama que se depuren responsabilidades. 

En todo caso, precisa que el impacto radiológico que se deriva de estos nuevos datos sigue siendo "muy poco significativo" para la población en el entorno de la central. De acuerdo con las nuevas estimaciones, el impacto sobre las personas que han trabajado en la instalación se encuentra, en términos de dosis, por debajo de los límites legales.

La presidenta del organismo, Carmen Martínez Ten comparecerá en el Congreso de los Diputados, a petición propia, para dar cuenta de todos los detalles 

Con el fin de verificar dicha valoración, la empresa tiene previsto realizar mediciones de radiactividad a todas las personas que han pasado por el emplazamiento desde el pasado 28 de noviembre (entre 700 y 800 personas). Hasta la fecha, según ha comunicado al CSN, ha realizado mediciones a 579 personas, sin encontrar en ningún caso indicios de incorporación de material radiactivo.

Con el fin de esclarecer todos los detalles del suceso de vertido en material radiactivo en áreas exteriores, el CSN, tras la inspección realizada entre el 5 y el 7 de abril, requirió a la central el pasado 9 de abril información detallada de diferentes aspectos. El órgano pide explicaciones sobre la situación radiológica y operativa del sistema en el que se originó el suceso; el programa previsto para vigilancia de áreas exteriores; el programa de vigilancia de contaminación interna de las personas potencialmente afectadas; la estimación de la dosis máxima que han podido recibir las personas en el emplazamiento; el análisis del comportamiento de los sistemas de vigilancia de la radiación; y la Estimación de la actividad total vertida (que ya fue solicitada el 4 de abril).

Ocultación continuada de la verdad del escape

A juicio del CSN, del análisis de la cronología de los hechos se deduce que ya el pasado día 9 de abril el titular de la central conocía que la información de actividad total vertida no era correcta y no se lo comunicó, a pesar haber sido requerido reiteradamente y por escrito. Tampoco informó de ello durante el Comité Local de Información extraordinario celebrado esa misma tarde en Ascó.

"Inadecuado control del material radiactivo y por proporcionar información incompleta y deficiente al organismo regulador"

Por ello, ha decidido reclasificar el suceso, que fue notificado el pasado 4 de abril, del nivel 1 provisional en la Escala Internaconal de Sucesos Nucleares (INES) a nivel 2 (incidente) por "inadecuado control del material radiactivo y por proporcionar información incompleta y deficiente al organismo regulador".

Además, el CSN está trabajando en la apertura de un expediente sancionador a la empresa y exigirá que se depuren responsabilidades. Igualmente, el Consejo de Seguridad Nuclear va a iniciar "inmediatamente" una campaña de vigilancia radiológica independiente, que complemente las medidas que ya realizó el día 5 de abril en el exterior de la instalación con un equipo de inspectores, mientras que continúa investigando todos los aspectos de este suceso. La presidenta del organismo, Carmen Martínez Ten comparecerá en el Congreso de los Diputados, a petición propia, para dar cuenta de todos los detalles.


 


Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad