Lunes, 14 de Abril de 2008

Esos puestos todavía no aptos para ellas

Economía e Interior, reservados para los hombres

YOLANDA GONZÁLEZ ·14/04/2008 - 20:43h

Carme Chacón, primera mujer en hacerse cargo de la cartera de Defensa en España y Bibiana Aído, la ministra más joven, ocupan ya una página de la historia de nuestro país. La de la igualdad y la de la defensa de los jóvenes valores. Concretamente, la apuesta de Rodríguez Zapatero por Carme Chacón, en avanzado estado de gestación, intenta lanzar a los ciudadanos un claro mensaje: maternidad y puestos de responsabilidad no son incompatibles. Y también, la primacía del valor de la persona frente a sus circunstancias particulares.

Pese a los notables avances a favor de la igualdad que se desprenden de los nombramientos y fichajes, las féminas españolas tienen todavía el reto de acceder a altos puestos de poder que siguen siendo territorio exclusivo de los hombres. Se trata de conseguir lo que en su día logró Esperanza Aguirre al frente del Senado o María Emilia Casas, que en 2004 se convirtió en la primera mujer al frente del Tribunal Constitucional.

Retos para el futuro

¿Cuáles son esos altos cargos del Estado donde la mujer no ha hecho todavía acto de presencia? Quizá el puesto que primero viene a la mente es el de presidenta del Gobierno, una posibilidad que no se cierra de cara al futuro, dada la cada vez mayor presencia de mujeres en puestos de alta responsabilidad dentro de los partidos políticos. No pasa por alto, por ejemplo, que José Luis Rodríguez Zapatero ya apostó la pasada legislatura porque su número dos (María Teresa Fernández de la Vega) fuera una mujer.

Echando un vistazo a las personas que han ocupado los ministerios a lo largo de la historia se extrae la conclusión de que hay carteras que todavía están a la espera de que las dirija una mano femenina.

Ocurre, por ejemplo, en Economía, Interior y Trabajo, áreas de importante peso político. No fue hasta 1981 cuando una mujer se sentó en el Consejo de Ministros. La pionera, Soledad Becerril, ocupó la cartera de Cultura.

¿Una defensora del pueblo?

Tampoco ha existido hasta la fecha una mujer que ejerza de defensora del pueblo, un hecho que destaca la Asociación de Mujeres Juristas Themis en su último informe "Las mujeres y la toma de decisión",
correspondiente a diciembre de 2007.

El cargo de Fiscal General del Estado, en manos de Cándido Conde-Pumpido desde 2004, tampoco ha sido desempeñado por ninguna fémina a lo largo de su existencia.

Sin abandonar el ámbito judicial, el Tribunal Supremo parece estar también reservado para los hombres. Desde 1812 a la actualidad, no existe presencia femenina en la presidencia de este órgano.

Quizá el hecho de que el Ministerio de Defensa haya pasado a estar regido por una mujer contribuya también a que las féminas logren mayores cotas de poder en el Ejército. Hace dos años, en 2006, y en presencia de la vicepresidenta De la Vega, José Bono se atrevió a decir que «los Ejércitos irían mucho mejor si la mitad de los generales fueran mujeres».

En la actualidad, representan el 12% de las fuerzas armadas. Hasta la fecha, el cargo más alto que ostenta una mujer en las fuerzas armadas es el de comandante.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad