Lunes, 14 de Abril de 2008

El Ayuntamiento de Zizurkil aprueba retirar los nombres etarras a dos plazas del pueblo

EFE ·14/04/2008 - 21:53h

EFE - Varias pintadas amenazantes en contra de la alcaldesa del PNV de Zizurkil , María Angeles Lazkano, y del edil del PP, Raúl Vázquez, así como otras contra concejales de distintos partidos, han aparecido en esta localidad guipuzcoana, que debate hoy en pleno quitar el nombre de dos etarras a dos plazas del municipio. Precisamente esta tarde el Ayuntamiento de Zizurkil acordará previsiblemente cambiar los nombres de las dos plazas dedicadas a estos dos etarras, dado que la mayoría de la corporación del consistorio, gobernado por PNV y EA, ha anunciado su intención de apoyar esta modificación. En la imagen, una pancarta con la inscripción en euskera "Joxe y Ttotto también son víctimas".

El pleno del Ayuntamiento de Zizurkil ha aprobado hoy por unanimidad cambiar los nombres de dos plazas de esta localidad guipuzcoana que estaban dedicadas a dos etarras, en una sesión que se desarrolló a puerta cerrada, con el consistorio protegido por un amplio dispositivo de la Ertzaintza.

La moción, que fue aprobada con los votos de los cinco concejales del PNV, dos de EA, uno de los dos ediles del PSE/EE ya que el otro no acudió al pleno, otro del PP y uno de EB-Aralar, había sido incluida en el orden del día por la alcaldesa, María Ángeles Lazkano (PNV), tras las denuncias judiciales presentadas por los familiares de Fernando Múgica y Miguel Ángel Blanco.

Los allegados de estas dos víctimas de ETA, así como la Fundación Dignidad y Justicia, denunciaron el hecho de que dos plazas del municipio llevaran el nombre de los terroristas Joxe Arregi y José Luis Geresta -éste último coautor de los asesinatos del edil popular Miguel Ángel Blanco y del abogado donostiarra y dirigente socialista Fernando Múgica-, al considerar que constituía un delito "permanente de enaltecimiento del terrorismo".

Al pleno asistieron Rubén Múgica, hijo de Fernando Múgica, y los dirigentes del PP vasco Regina Otaola, María José Usandizaga y Borja Sémper.

El texto aprobado explica que las citadas plazas "ofenden la sensibilidad de las víctimas" y recuerda que "los criterios ideológicos que mantienen los grupos políticos que integran la actual corporación" son distintos a los de los anteriores gobiernos municipales de la izquierda abertzale que adoptaron estas decisiones, y por lo tanto "considera pertinente retirar" los nombres y los "símbolos" en recuerdo a los etarras que existen en estas plazas.