Lunes, 14 de Abril de 2008

El escrutinio en Italia comienza por el Senado

EFE ·14/04/2008 - 09:39h

EFE - Fotografía facilitada hoy lunes 14 de abril que muestra al candidato del grupo político de centro derecha Partido de la Gente Libre y alcalde de Roma, Gianni Alemanno, después de ejercer su derecho al voto en un colegio electoral de Roma, Italia.

El escrutinio de las papeletas depositadas por los italianos en las urnas comenzó por el Senado, según el Ministerio del Interior, que una hora y media después del cierre de los colegios aún no había dado los datos totales de participación, que en todo caso superarán el 80 por ciento.

El escrutinio se espera que sea lento, tal y como señaló en días pasados el ministro del Interior, Giuliano Amato, y más cuando los sondeos a pie de urna señalan casi un empate entre los candidatos, ya que el conservador Silvio Berlusconi aventaja entre dos y tres puntos al progresista Walter Veltroni.

Hace dos años, esos sondeos a pie de urna dieron una ventaja de cinco puntos a Romano Prodi, frente a Berlusconi, pero la diferencia final fue de menos de 25.000 votos en la Cámara.

La lentitud en el recuento se produce, entre otras muchas razones por la complejidad de la votación, con papeletas diferentes entre la Cámara de los Diputados y el Senado, donde sólo pueden votar los mayores de 25 años.

La eventualidad de una ventaja mínima hace prever de nuevo una gran inestabilidad para la formación que finalmente se haga con el Gobierno, debido a la peculiar ley electoral italiana y a su complejo sistema de mayorías, premios y repartos.

La actual ley electoral la impuso el Gobierno de Berlusconi a menos de seis meses de las elecciones anteriores, celebradas en abril de 2006, ya que estaba convencido de que le garantizaría la reelección; erró y ganó su adversario, Romano Prodi.

El sistema electoral en Italia, donde el voto es obligatorio por mandato constitucional, aunque no ejercerlo no comporta sanción alguna, opta por las listas cerradas y otorga al ganador la mayoría absoluta en la Cámara de los Diputados al darle un premio de un mínimo del 55 por ciento de los escaños (340 diputados).

La oposición consigue un máximo de 277 escaños y los restantes se reparten entre las circunscripciones en el extranjero.

Para lograr representación en esa Cámara se establecen tres porcentajes mínimos de votos o listones, según se trate de coaliciones o partidos.

En la Cámara de Diputados, el listón de las coaliciones es del 10%, aunque cada uno de sus partidos necesitará tener, al menos, el 2% para entrar en el reparto de escaños; mientras que la barrera de las formaciones que acuden a las urnas en solitario es del 4%.

Para el Senado, esos tres listones son el 20% para coaliciones, del 3% para sus formaciones y del 8% para los partidos que concurren en solitario; el premio a la mayoría, en cambio, se otorga por regiones.

La ley electoral es tan polémica que tras las elecciones los partidos empezaron a negociar una nueva, sin lograr ponerse de acuerdo.

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, también encargó al presidente del Senado que explorase la posibilidad de formar un Ejecutivo con el único objetivo de reformar la ley electoral, tras la caída del primer ministro Romano Prodi en febrero.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad